líderes en noticias de marketing, publicidad y marcas

Etiqueta RFID

Dispositivo que puede generar, memorizar y transmitir datos a un lector vía radiofrecuencia, sin que exista contacto físico entre ellos.

¿Para qué sirve una etiqueta RFID?

La etiqueta RFID se utiliza para identificar y rastrear objetos mediante la transmisión de información a través de radiofrecuencia. Esto permite la recopilación automática de datos sin la necesidad de un contacto físico directo, lo que a su vez permite una mayor eficiencia y precisión en la gestión de inventarios, seguimiento de activos, automatización de procesos de producción y otras aplicaciones.

¿Cómo funciona la etiqueta RFID?

Una etiqueta RFID funciona mediante la transmisión de información a través de radiofrecuencia. La etiqueta RFID consta de dos partes principales: el chip y la antena. El chip almacena la información y procesa las señales, mientras que la antena se utiliza para transmitir y recibir señales de radiofrecuencia.

El proceso de lectura de una etiqueta RFID comienza cuando un lector RFID envía una señal de radiofrecuencia hacia la etiqueta. La etiqueta recibe la señal y responde transmitiendo su información almacenada de vuelta al lector. El lector RFID recibe la información y la procesa para obtener la información deseada.

Tipos de etiquetas RFID

  • Etiquetas pasivas RFID: no tienen una fuente de alimentación interna y solo responden a una señal de radiofrecuencia emitida por un lector RFID. Son las más comunes y económicas, y se utilizan para aplicaciones como el seguimiento de inventario y la gestión de activos.
  • Etiquetas activas RFID: tienen una fuente de alimentación interna, lo que les permite transmitir información de forma continua. Son más costosas que las etiquetas pasivas, pero tienen un mayor alcance y vida útil de la batería. Se utilizan para aplicaciones como el seguimiento de vehículos y contenedores.
  • Etiquetas semipasivas RFID: combinan características de las etiquetas pasivas y activas. Tienen una fuente de alimentación interna, pero solo responden a una señal de radiofrecuencia emitida por un lector RFID. Se utilizan para aplicaciones como el seguimiento de equipos y maquinaria.
  • Etiquetas de baja frecuencia: operan a frecuencias entre 30 y 300 kHz y se utilizan principalmente en aplicaciones de seguimiento de animales y personas.
  • Etiquetas de alta frecuencia: operan a frecuencias entre 3 y 30 MHz y se utilizan en aplicaciones de seguimiento de inventario y gestión de activos.
  • Etiquetas de ultra alta frecuencia: operan a frecuencias entre 300 MHz y 3 GHz y se utilizan en aplicaciones de seguimiento de inventario, gestión de activos y automatización de procesos de producción.

¿Dónde utilizamos las etiquetas RFID?

  • Seguimiento de inventario y gestión de activos: rastrean y registran la ubicación de productos y activos, lo que permite una mayor eficiencia en la gestión de inventarios y un mejor control de los activos.
  • Automatización de procesos de producción: automatizan y facilitan el seguimiento y la gestión de objetos en la cadena de suministro, lo que permite una mayor eficiencia y precisión en los procesos de producción.
  • Seguimiento de pacientes y equipos médicos en el sector de la salud: se utilizan para identificar y rastrear pacientes y equipos médicos, lo que permite una mayor eficiencia y precisión en la atención médica.
  • Seguimiento de envíos y contenedores en el transporte: identifican y rastrean contenedores y envíos, lo que permite una mayor eficiencia y precisión en la gestión de la logística.
  • Seguimiento de personas y animales: se utilizan para identificar y rastrear personas y animales, lo que permite una mayor eficiencia y precisión en la gestión de estos individuos.
  • Detección de robos en el comercio minorista: detectan robos en tiendas mediante la detección de etiquetas no registradas en los puntos de salida.

Saber más sobre etiquetas RFID

  • Definición de «VHF»
  • Definición de «UHF»
  • Definición de «dial»