líderes en noticias de marketing, publicidad y marcas

Gramaje

El gramaje del papel es una característica física del papel muy usada para contrastar la calidad de los diferentes papeles. El gramaje es el peso del papel por unidad de superficie. Determina la transparencia y la consistencia.

Tipos de gramaje

  • Gramaje de 75 g/m2: Es el gramaje mínimo que debería tener un documento para que cualquier equipo de impresión funcione correctamente. Es más apropiado para documentos internos.
  • Gramaje de 80 g/m2: Es el tipo de gramaje todo terreno y se suele usar en documentos internos y en documentos de color con resultados excelentes.
  • Gramaje de 90 g/m2: Este es ideal para imprimir grandes cantidades de texto, y su resultado es bastante ligero. Se usa para páginas de libros, para la impresión o para la impresión de documentos.
  • Gramaje de 130 g/m2: Se usa para la impresión de revistas, folletos y pósteres. Es bastante resistente al paso del tiempo, y el adecuado para usar imágenes a color de alta calidad.
  • Gramaje de 170 g/m2: Es perfecto para imprimir catálogos, presentaciones, certificados o pósteres. Su tacto es el de una cartulina bastante fina, y garantiza una buena consistencia y un excelente resultado en color.
  • Gramaje de 350 g/m2: Es una cartulina semirrígida con un gran grosor, que tiene una gran resistencia y duración. Se usa para realizar las tarjetas de visita, cubiertas, etiquetas, tarjetas e invitaciones.
  • Gramaje de 380 g/m2: Una cartulina que se utiliza par el embalaje de productos, carpetas, expositores de mesa o etiquetas. Su resistencia es óptima.

¿Qué usos tiene cada gramaje?

  • Si quieres imprimir tarjetas de visita, el gramaje más habitual para hacerlo es de 350 gramos. Da igual el tipo de papel que se use, ya que los que suelen escogerse, como cartulinas gráficas, satinadas o papel couché sí que llegan hasta ese grosor.
  • En el caso de catálogos, muy acorde para tener un portafolio en papel va a depender de que sea la portada y contraportada, que normalmente es de 350 gramos, y las hojas interiores, que serán de hasta 150-170 gramos.
  • Para los libros pasa igual, la portada y contraportada serán de un gramaje más grueso que el interior. Utilizan un grosor de unos 300 gramos para esta parte del libro mientras que, para las hojas interiores, se suele utilizar uno de 80-90 gramos.
  • Si lo que haces son folletos, dípticos, flyers… entonces usamos un gramaje que esté entre los 100 y 150 gramos. Es lo mejor porque, al doblar el papel, cuando mayor sea el gramaje más señales quedan en ese doblez y además se vuelve tan endeble que es capaz de romperse, algo que en este caso no es lo más adecuado.

¿Cómo elegir gramaje?

  • Piensa en qué vas a hacer: no es lo mismo una tarjeta de visita que una página de un libro, o un bloc de notas. Eso ya te irá eliminando gramajes pequeños o grandes. Casi todos los proyectos a imprimir tienen un intervalo de gramajes para utilizar, así que tendrás acotado lo que puede usar y ya solo dependerá de tu gusto para decantarte por uno u otro.
  • Echa un vistazo al resultado: hay algunos papeles cuyos gramajes no pueden ser de brillo, o son ásperos al tacto. Si quieres que tenga un determinado resultado eso descartará algunos tipos de papel, así como gramajes de esos papeles.
  • Haz una prueba: haz una prueba con un gramaje concreto. De esa manera sabrás si es lo que necesitas o bien tienes que aumentar o disminuir los gramos del mismo.

Saber más sobre gramaje