líderes en noticias de marketing, publicidad y marcas

Liquidación

Desde el punto de vista comercial es la venta, con gran rebaja de precios, de productos por quiebra, reforma o traslado del establecimiento.

¿Para qué sirve la liquidación?

  • Vender exceso de inventario: en algunas ocasiones las compañías piden demasiado de un producto concreto, esperando una mayor demanda de la que obtienen y finalmente no obtienen la salida que se esperaba por lo que se busca liquidar el producto para liberar stock y obtener espacio y liquidez.
  • Mercancía nueva: a veces es necesario liberar espacio en el almacén para poder recibir mercancía nueva que sustituya a la anterior y de la que esperamos obtener un mayor rentabilidad.
  • Productos que caducan: algunos productos tienen fechas de caducidad o son perecederos, y las ventas de liquidación se realizan para recopilar cualquier beneficio, si es posible, antes de tirar el producto.

¿Qué requisitos debe cumplir la liquidación?

  • En el supuesto de que una empresa sea titular de varios establecimientos comerciales el cese total o parcial de la actividad de comercio deberá ser de todos ellos. El cierre total o parcial de un solo punto de venta no tendrá la consideración de cese total o parcial, sino de cambio de local.
  • La liquidación por la realización de obras de importancia, sólo será posible cuando las mismas requieran el cierre del local.
  • La liquidación en los supuestos de fuerza mayor sólo será posible cuando obstaculice el desarrollo normal del negocio por un período continuado como mínimo de un mes.
  • La liquidación de los productos debe efectuarse en el mismo local o locales afectados donde se vendía habitualmente, salvo en los casos de cierre inminente del local y de los de fuerza mayor.

Técnicas de liquidación

  • Las rebajas: esta es la técnica usual y tradicional para despedir el exceso de los productos. Los precios bajos son el anhelo y reclamo de los clientes que, en tiempos flacos, buscan e indagan en busca de un mejor ahorro.
  • Los Outlet: una práctica muy común en el país y el mundo. La venta de grandes marcas a precios reducidos son una apuesta fuerte y segura que, si creas tu espacio, harás una gran diferencia.
  • E-commerce: la tecnología será un gran fuerte para tu marca. El comercio electrónico es una fuerte estrategia para liquidar el stock. Si todavía no dispones de una web para complementar las ventas, se puede acceder a otros marketplaces de fácil uso.
  • Venta al extranjero: la salida al exterior puede llegar a ser la más difícil de las cuatro, pero si es bien llevada a cabo, puede traer grandes beneficios. No solo aportará a la salida del stock sino también a expandirte a otras zonas y, como consecuencia, a la ampliación de tu negocio.

¿Cómo hacer una liquidación?

  • Elegir la técnica a desarrollar: una vez que hay conciencia y claridad sobre el stock presente en el momento, será importante elegir la técnica de salida del material que más se ajusta en el sector o tipo de actividad. Para eso, existen varias opciones a elegir. Entre ellas están:
  • Catalogar sólo los mejores productos: al momento de empezar a liquidar o poner tus productos en rebaja, será vital diferenciar los de buena calidad por un lado y los estropeados por otro. Un producto en rebaja no es lo mismo que un producto de baja calidad.
  • Aclarar por qué se libera stock: para mantener la confianza y ser efectivos con los clientes será importante además señalar de manera correcta el porqué de las rebajas y aclarar que se debe a una liquidación de stock.
  • Aplicar el Dropshipping: esta técnica permite disponer de un comercio virtual sin necesidad de invertir en stock. Son utilizadas tanto por las tiendas físicas (para complementar las ventas del local) como por las tiendas online.

Saber más sobre liquidación