líderes en noticias de marketing, publicidad y marcas

Logística

La logística son todas las operaciones llevadas a cabo para hacer posible que un producto llegue al consumidor desde el lugar donde se obtienen las materias primas, pasando por el lugar de su producción.

¿Para qué sirve la logística?

  • Aprovisionamiento: la logística se encarga de tareas como la gestión del stock dentro del almacén, la recepción de artículos, la sincronización entre las múltiples ubicaciones de la instalación o el procesamiento de pedidos, que más tarde irán hacia otra etapa logística.
  • Producción: la manufacturación se ha descentralizado de los centros de producción y hoy en día son muchos los procesos de fabricación de baja complejidad que se realizan en un almacén. De hecho, la logística es la encargada de coordinar fases como el montaje de kits o el paso del producto por estaciones de valor añadido.
  • Distribución: una vez almacenado, el siguiente paso es la preparación de pedidos según la demanda de producto que se haya producido. Así la logística sirve para tareas como la consolidación de pedidos, la expedición de entregas, la carga en camiones o de asegurar que la entrega se produce según los términos pactados con el cliente final.
  • Postventa: el e-commerce ha dotado a esta etapa de la cadena de suministro de labores extra. Hoy en día, la logística debe gestionar el elevado gasto que suponen las devoluciones de producto y tratar de eliminar este sobrecoste siendo eficientes en todas las fases anteriores.

Tipos de logística

  • Pequeña: alrededor de cincuenta pedidos diarios, para lo cual basta con un almacén de 500 metros cuadrados y cinco empleados;
  • Estructurada: la cantidad de pedidos por día supera los cincuenta. El número de empleados y su especialización deben ser mayores, para que aumente la rigurosidad de su trabajo;
  • Industrializada: un mínimo de mil pedidos diarios, volumen que exige la automatización por medio de programas informáticos.

Fases de la logística

  • Control de inventario: dedicar métodos al control del inventario debe ser una prioridad. Debes analizar los motivos por los que se producen las diferencias o descuadres en el inventario, así como la manera de ponerles solución, pues esto repercutirá directamente en el beneficio neto de la empresa. Del mismo modo, una gestión eficiente del inventario permite una rápida respuesta ante el cliente sobre los plazos para cubrir sus necesidades.
  • Procesos operativos: son todas las actividades operativas que se desarrollan dentro del almacén por un conjunto de recursos materiales y humanos, en especial el proceso de picking, que es la recogida y combinación de cargas unitarias que conforman el pedido de un cliente. Los objetivos son realizar las tareas sin errores, con la calidad requerida por el cliente, y mejorar la productividad a través de la coordinación de las estanterías, las carretillas, los métodos organizativos, la informática y las nuevas tecnologías.
  • Transporte de distribución: la dispersión geográfica de los clientes, los pedidos con pocas referencias y escasas unidades por referencia, así como las condiciones en que la entrega domiciliaria ha de producirse constituyen los tres pilares básicos sobre los que se asienta esta función. Trabajar en mejorar los procesos de entrega a los clientes finales, realizándolos cada día de una forma más rápida y eficiente tanto en costes como en aspectos medioambientales es uno de los grandes desafíos actuales del área logística.
  • Trazabilidad: la trazabilidad es la localización de los productos en el espacio y en el tiempo, que permite, de forma fehaciente y en cualquier momento, la reconstrucción del proceso íntegro de compra: producción, almacenaje, transporte, distribución y venta.
  • Logística inversa: los procesos de devoluciones de productos constituyen el núcleo de este apartado y la logística empresarial debe intervenir aquí no solo para mejorar el proceso, sino también para evitar que se produzca la necesidad de devolver un producto.

Saber más sobre logística