Diccionario Marketing » P » Prueba de usabilidad en un laboratorio

Prueba de usabilidad en un laboratorio

Es una manera de medir y mejorar la usabilidad. La prueba clásica se basa en recrear escenarios al usuario para determinar la idoneidad del uso. Un grupo objetivo específico tiene que testar un prototipo y determinar sus debilidades y sus posibilidades de mejora, en la prueba inductiva, o lograr un cierto rendimiento, en la prueba deductiva.

Durante las pruebas, que se realizan en su mayoría en un laboratorio preparado para medir la usabilidad, tienen que realizar las tareas típicas para reflejar la funcionalidad real de la aplicación. Los sujetos que hacen las pruebas son observados por expertos en usabilidad. Al mismo tiempo, se pide a los sujetos que describan los problemas de funcionamiento con los que se van encontrando. Para recopilar todos los datos, se puede llevar a cabo una grabación de vídeo con los comentarios de los sujetos y la pantalla para su posterior análisis.

Entre las preguntas que se pueden responder con esta prueba, destacan: ¿cómo se entienden los diferentes elementos de navegación?; ¿se encuentra la información con facilidad?; ¿cuál es su primer impresión?; ¿el texto es legible?, etc.

Se puede utilizar en la primera fase del proyecto, para obtener las primeras ideas sobre el diseño. En pleno desarrollo del proyecto, se pueden testar los primeros prototipos para arreglar, desde el primer momento, los problemas de usabilidad que surjan. En la parte final del proyecto, sirve para recolectar las experiencias de los usuarios e identificar las áreas problemáticas. Cuando el sitio ya está en línea, se pueden arreglar los problemas y, antes de un relanzamiento, identificar los posibles errores en el futuro.

Enamorando

Newsletter

Atresmedia

A3Media