líderes en noticias de marketing, publicidad y marcas

Publicidad engañosa

La publicidad engañosa es aquella que, de una manera cualquiera, incluida su presentación, induce a error a las personas a las que se dirige y puede afectar su comportamiento económico o perjudicar a un competidor.

¿Cómo saber si estamos ante publicidad engañosa?

La mayoría de las empresas adornan sus productos o exageran sus virtudes con el objetivo de convencer a los consumidores para su compra. Sin embargo, hay una diferencia entre ensalzar las características de un producto o directamente mentir sobre las mismas.

Las afirmaciones falsas o lao omisión de datos fundamentales sobre el producto o servicio son prácticas destinadas a engañar al consumidor. Por este motivo se puede decir que la publicidad engañosa es aquella que de forma consciente presenta datos o afirmaciones que puedan inducir a error a los usuarios. Para determinar si una publicidad es engañosa, se tendrán en cuenta todos sus elementos y, principalmente, las indicaciones concernientes a:

  • Las características de los bienes o servicios, tales como su disponibilidad, su naturaleza, su ejecución, su composición, el procedimiento y la fecha de fabricación o de prestación, su carácter apropiado, sus utilizaciones, su cantidad, sus especificaciones, su origen geográfico o comercial, los resultados que pueden esperarse o los resultados y características esenciales de las pruebas o controles efectuados sobre los bienes o servicios.
  • El precio o su modo de fijación y las condiciones de suministro de bienes o de prestación de servicio.
  • La naturaleza, las características y los derechos del anunciante, tales como su identidad y patrimonio, sus cualificaciones y sus derechos de propiedad industrial, comercial o intelectual, o los premios que hayan recibido o sus distinciones.

Objetivos de la publicidad engañosa

El principal objetivo de este tipo de publicidad es aumentar las ventas de un determinado producto o servicio mediante el engaño al consumidor. Para conseguirlo, se presenta el producto con determinadas características exageradas que no concuerdan con la realidad, o bien se omiten datos importantes que sería conveniente dar a conocer al consumidor.

Así se presenta una descripción del producto o servicio muy alejada de la realidad, que llama la atención del consumidor, pero que, a la hora de la verdad, resulta no ser cierta. Por tanto, la publicidad engañosa es una estafa, ya que se miente y manipula a los destinatarios a través de la mentira y el engaño.

Tipos de publicidad engañosa

Existen numerosos tipos de publicidad engañosa y son muchas las maneras en que las empresas y marcas pueden aplicar esta conducta. Mensajes y expresiones ambiguas, ocultar información importante, mentir sobre las características del servicio, ensalzar las características del producto, mostrar imágenes del producto falsas que no se corresponden con su apariencia real, ofrecer un producto o servicio a un precio determinado sabiendo que no se tienen las existencias suficiente para atender a la demanda, promociones o sorteos en los que no se ofrecen los premios prometidos, o anunciar un producto con expresiones como “gratis” cuando en realidad el consumidor deberá abonar dinero con él, son solo algunas de ellas.

Si diferenciamos entre tipos de publicidad engañosa, podemos dividir las acciones en varios bloques:

  • Practicas engañosas que generan confusión.
  • Práctica del señuelo (ofrecer productos o servicios en condiciones atractivas, falsamente o en un volumen no razonable, con el objeto de promover la adquisición de otros diferentes).
  • Prácticas engañosas sobre la naturaleza y propiedad de los bienes o servicios, su disponibilidad y los servicios posventa.
  • Prácticas comerciales encubiertas (Incluir como información en los medios de comunicación promociones de un bien o servicio, pagando al medio por dicha información, sin quedar especificado en el contenido o mediante imágenes y sonidos nítidamente identificables para la persona consumidores que se trata de un contenido publicitario).
  • Práctica de venta piramidal (crear, dirigir o promocionar un plan de venta en el que el consumidor realiza una contraprestación a cambio de la oportunidad de recibir una compensación).
  • Prácticas engañosas relacionadas con códigos de conducta u otros distintos de calidad.

Ejemplos de publicidad engañosa

Entre las marcas con más renombre existen diferentes ejemplos de publicidad engañosa, algunos más evidentes que otros. Estos son solo algunos ejemplos:

  1. Coca-Cola: Cuando la marca lanzó “Coca-Cola Zero”, en su campaña aseguró que las calorías que contenía su nuevo producto se podían quemar bailando diez minutos o riendo 75 segundos, lo cual es falso.
  2. Nutella: En esta ocasión la marca fue sancionada con una multa de 3 millones de euros a causa de un anuncio en el que aseguraba que un bocadillo de su producto era un desayuno equilibrado y saludable para los niños, cuando la realidad es que superan el límite de calorías permitidas.
  3. Volkswagen: La marca automovilística fue protagonista de uno de los escándalos del sector al anunciar que los niveles de gases contaminantes de sus vehículos eran muy bajos. Más adelante se descubrió que habían instalado un software para distorsionar los resultados en los controles medioambientales y la realidad era que sus vehículos eran 40 veces superiores a lo que afirmaban.
  4. McDonald’s: La publicidad engañosa de esta marca de comida rápida es evidente para todo el mundo, pues desde sus inicios han optado por presentar en sus anuncios imágenes de productos ensalzados, que nada tienen que ver con la realidad.

Más información sobre publicidad engañosa