líderes en noticias de marketing, publicidad y marcas

Reposicionamiento

Acciones dirigidas a cambiar las percepciones de los consumidores respecto a una marca en relación a las de la competencia.

¿Para qué sirve el reposicionamiento?

El objetivo del reposicionamiento suele ser distanciar la marca de su reputación anterior y facilitar un nuevo comienzo para la empresa.

¿Por qué debemos reposicionar?

  • Competencia: puede ser también un detonante de un reposicionamiento. Si nuestros competidores directos realizan un movimiento en una dirección para tratar de ganar cierta cuota de mercado, es probable que estén desprotegiendo otro segmento de productos, situación que sería aprovechable para reposicionar mi marca y ganarles ese terreno.
  • Cambios en el mercado: en un mundo globalizado que cada vez evoluciona más rápido, el cambio de gustos o la aparición de nuevas necesidades es algo común y constante. Por ello, no es mala idea plantearse un reposicionamiento de marca ante, por ejemplo, un cambio de gustos de los productos de nuestro sector.
  • Cambios en el entorno: las empresas se ven afectadas por multitud de variables que no pueden controlar. La más externa a ellas es el entorno que rodea a todo el ecosistema empresarial. Podríamos hablar en éste caso de Administración Pública y gobierno, economía global y otros factores sanitarios o medioambientales. No podemos controlar ninguna de éstas situaciones, pero sí podemos controlar cómo reaccionamos ante ellas, y una opción muy sensata es adaptarnos al entorno.

¿Cuándo hacer un reposicionamiento?

  • Te diriges a un público distinto: las empresas deciden dirigirse a nuevos públicos simplemente para ampliar su atractivo y aumentar sus ingresos. Un reposicionamiento eficaz puede ayudarle a comercializar un producto a un público antes inaccesible.
  • Has actualizado tu producto: los avances tecnológicos, las normativas federales y los cambios culturales son algunos de los factores que pueden influir en la evolución de un producto. El reposicionamiento puede ser una táctica eficaz para informar al público de estos cambios y comercializar el producto en consecuencia.
  • Competir con otras marcas: a medida que sus competidores siguen introduciendo nuevos productos, pueden empezar a ofrecer artículos similares a los suyos a precios más bajos. Para combatir esto, podría reposicionar su producto modificando la calidad, cambiando los precios o revisando su estrategia de marketing.
  • Caen las cifras de ventas: las cifras con tendencia a la baja exigen una acción inmediata. Reposicionar un producto no rentable puede incluir la actualización del envase, el ajuste del público objetivo o la adición de nuevas características.

¿Cómo hacer un reposicionamiento?

  1. Determinar el posicionamiento actual de tu marca: el posicionamiento actual de tu marca te da una idea importante del siguiente paso a seguir. Deberás comprender tu posición actual para analizar más a fondo tu competencia.
  2. Determinar y llevar a cabo una investigación de la competencia: esa investigación te ayudará a decidir qué puedes hacer mejor en tu estrategia para obtener una ventaja frente a ellos.
  3. Identificar qué hace que tu marca sea única: tienes que identificar qué te hace diferente y qué funciona mejor para tu negocio. Encontrarás cuales son tus debilidades y fortalezas y así actuar en consecuencia.
  4. Crear una declaración de posicionamiento: con todos los datos recopilados deberíamos saber quién será nuestro cliente objetivo, cuál es la categoría del producto, cuál es nuestro mayor beneficio…

Saber más sobre reposicionamiento