líderes en noticias de marketing, publicidad y marcas

Trucho

Término empleado en el argot publicitario para denominar aquellas piezas publicitarias creadas exclusivamente para competir en festivales publicitarios.

Tipos de truchos

Trucho rechazado: este suele ser el más común. El cliente rechaza una creatividad diseñada para su proyecto y buscamos la manera de sacarlo adelante viendo sus posibilidades en festivales. Aquí la agencia suele perder dinero, pero gana presencia por lo general.
Trucho Ad-Hoc: es una práctica creativa en la que se entrega a un cliente una pieza, generalmente de una forma aislada a la estrategia de comunicación. En este caso tenemos el cliente pero no un briefing definido.
Trucho propio: Es una pieza creada a una cuenta que no pertenece a la agencia. Se trata de una creatividad que se nos ocurre en cualquier momento del día y que presentamos a la agencia para su uso. Suele tratarse de clientes cuyo producto que ofrece muchas posibilidades creativas.
Truchos pro-activos: O solidarios. Los practican todas las agencias. Las ONG´s han hecho mucho bien en el mundo publicitario y lo mínimo, es colaborar con ellas.

Polémica de los truchos

A favor

Aquellos que están a favor de este tipo de piezas argumentan que desde un punto de vista creativo, los truchos han ayudado a que las ideas se potencien y no se queden en el olvido, es un ejercicio del equipo de creativos muy beneficioso que lleva a una evolución creativa y publicitaria.

Los que defienden que los truchos participen en festivales de publicidad argumentan que estos certámenes premian ideas, no las ventas de una marca. Esta es la única forma de demostrar todo el talento creativo que tiene una agencia, puesto que la mayoría de los clientes apuestan por campañas que no les signifique ningún riesgo.

En contra

Otros creen que los truchos son piezas dañinas, ya que en muchos casos no cuentan con un briefing que les delimite objetivos, carecen de una estrategia real y no cuentan con un presupuesto que los sustente. Lo que conlleva a que la publicidad pierda su esencia, la cual es convencer a través de ideas potentes valores de marca o ventas.

Si un concepto publicitario es incapaz de venderse a sí mismo ante un cliente, más difícil será convencer al gran público al cual va dirigido el mensaje. En muchos festivales ya han prohibido la entrada en concurso de los truchos que no cuenten con la autorización de los clientes, argumentando que los premios son para agencias que presenten “trabajos reales para clientes reales”.

¿Cómo camuflar un trucho?

Para que los competidores no puedan denunciarlos en los concursos por no cumplir la condición de ser una campaña publicada, han desarrollado estrategias para demostrar que sus campañas han visto la luz.

Esta estrategia consiste en buscar revistas locales o un canal local para hacer una inserción o un pase publicitario gratuito o de bajo coste a horas intempestivas. De esta forma las agencias pueden demostrar la veracidad de sus campañas por pequeña que haya sido su publicación.

Saber más sobre un trucho