Digital

¿Adiós al porno gratis en la red?

¿Adiós al porno gratis en la red?El sexo vende, pero no en internet. En la red de redes el coste el porno es hoy por hoy cero, pero quizá ya por poco tiempo. La todopoderosa industria estadounidense del sexo está dispuesta a acabar de una vez por todas con la cultura del todo gratis en la web. Se avecinan malos tiempos para los usuarios y los portales piratas de pornografía.

Las páginas web que distribuyen sin ningún tipo de autorización material pornográfico en internet se han convertido en las grandes enemigas de las productoras norteamericanas de cine porno. Alegan que por culpa de estos portales, su negocio acumula pérdidas y hace tiempo que ya no es rentable. Pero están decididas a plantar batalla. A mediados de octubre se reunieron en Tucson (Arizona) para abordar la crisis que actualmente se cierne sobre su sector, informa Spiegel.

Algunas de las preguntas que ocuparon a los presentes en dicha reunión fueron las siguientes: ¿Cómo hacer que los piratas del porno cumplan las leyes o cómo eliminarlos de una vez por todas de la red de redes?; ¿Cómo proceder contra aquellos que distribuyen en la web material pornográfico sobre el cual no tienen ningún tipo de derecho?; o ¿Debería la industria del porno tomar medidas similares a las ya adoptadas por el sector de la música para proteger su negocio?

Si las productoras pornográficas optan finalmente por regular sus contenidos en internet, las consecuencias se dejarán notar en toda la red de redes. Y es que la pornografía ha sido y es uno de los servicios más populares de la web.

Ocaso de la industria pornográfica

En los años 90, cuando comenzó el boom de internet, la pornografía fue uno de los sectores pioneros en el comercio electrónico. Los productores ganaban dinero vendiendo material pornográfico en la red. Más de diez años después, las cosas son muy diferentes. El porno en la red ya no se paga. El usuario asume que es gratuito y no está dispuesto a rascarse el bolsillo por ver una película pornográfica en internet.

Que el porno ha dejado de ser un negocio rentable en internet, se deja notar en las cifras de algunos grandes de la industria pornográfica estadounidense. En los últimos tiempos, las acciones de Playboy han vuelto a subir, pero siguen estando un tercio por debajo de su valor de hace cinco años. Otras empresas más pequeñas no cotizan en bolsa, pero son víctimas igualmente de la crisis. El pasado año, las compañías más relevantes del sector pornográfico en Estados Unidos demandaron públicamente ayudas para hacer frente a las pérdidas millonarias que acumulan desde hace años.

No hay duda de que la industria pornográfica no atraviesa por su mejor momento. La venta de DVDs de películas porno cayó alrededor del 50% entre los años 2004 y 2008. Sí aumentaron, en cambio, los ingresos online, pero no tanto como para compensar las pérdidas offline.

Las plataformas de vídeo a imagen y semejanza de YouTube, culpables de la crisis

A principios de 2007 los portales de vídeo con contenido pornográfico gratuito comenzaron a extenderse como la pólvora en internet. Desde entonces, la industria del porno no ha levantado cabeza.

Tales portales, construidos a imagen y semejanza de YouTube, distribuyen material pornográfico de manera completamente gratuita y sin controlar siquiera la edad de quienes acceden a su plataforma. Su única fuente de financiación es la publicidad. El más exitoso es YouPorn. No en vano, ocupa el puesto número 72 de los sitios web más populares del mundo, según el índice Alexa.

La intención de los grandes de la industria pornográfica norteamericana reunidos el pasado mes de octubre en Tucson es forzar la desaparición de este tipo de portales si en un plazo de 15 meses no pagan por los derechos de autor de los contenidos que reproducen en sus sitios web.

El objetivo de los grandes del porno en Estados Unidos es claro: hacer desaparecer a quienes distribuyen contenido pornográfico de manera ilegal en internet o bien hacerles pagar por la distribución “legal” de tal contenido. El problema es que detrás de portales como YouPorn hay en muchas ocasiones “empresas fantasma”. Es decir, se desconoce quiénes están verdaderamente detrás del negocio e incluso dónde se encuentran sus servidores.

La industria pornográfica presenta batalla

No es la primera vez que la industria pornográfica se defiende de los “parásitos” de portales como YouPorn o Pornhub. Con similares propósitos, en 2007 se fundó el denominado PAK Group. El grupo presentó varias demandas contra portales de vídeo que distribuían de manera ilegal contenido pornográfico, éstas no prosperaron y después poco se ha vuelto a saber de él.

La empresa Pink Visual fue una de las iniciadoras de este proyecto, como también lo fue más recientemente del Congreso “Content Protection Retreat”. En los tres días que duraron estas jornadas, los grandes de la industria del sexo debatieron si debían poner cortapisas únicamente a las páginas que distribuyen material pornográfico de manera ilegal o también a los usuarios que difunden dicho material sin ánimo de lucro.

¿Logrará la industria pornográfica salirse con la suya y reeducar al internauta para que vuelva a pagar dinero por algo que parece haber sido siempre gratis? Será, sin duda, una tarea complicada, pues en internet no hay un único “barrio rojo”. En la red de redes hay miles de “barrios rojos” y el control de todos y cada uno de ellos será prácticamente imposible.

Te recomendamos

México

School

Podcast

Podcast

Compartir