líderes en noticias de marketing, publicidad y marcas

¿Es Nueva York el nuevo Silicon Valley?

Silicon Valley era hasta hace poco el trampolín de toda start-up con ánimos de dar el salto a la fama. Sin embargo, cada vez más emprendedores están cambiando el sol de California por los rascacielos de Nueva York. “La Gran Manzana es definitivamente el nuevo Silicon Valley”, asegura David Lifson, fundador de la plataforma de social media Postling, en declaraciones a Spiegel. “En Silicon Valley todo gira en torno a la tecnología. Y así se pierde rápidamente el contacto con la realidad. En Nueva York vivo puerta con puerta con el usuario medio y eso es una gran ventaja”, añade Lifson.

También Jeremy Fisher, creador del buscador online de restaurantes Dinevore, prefiere Nueva York a Silicon Valley, y eso que trabajó allí durante varios años como inversor para Morgan Stanley. “Si tienes al menos cien millones de dólares en el bolsillo, Silicon Valley es el paraíso de toda start-up, pero si no cuentas con una base financiera tan sólida, en Nueva York hay si duda más probabilidades de éxito”, explica Fisher.

Desde el final de la burbuja puntocom hace ahora diez años, Nueva York has sido rehabilitada como nueva sede de las start-ups tecnológicas. El éxito de compañías como Etsy, Tumblr y Vimeo, todas ellas afincadas en la Gran Manzana, no ha hecho sino dar alas a la popularidad de Nueva York entre el sector tecnológico.

Entre 2009 y 2010, alrededor de 150 nuevas empresas se establecieron en Nueva York, casi el doble que en 2008, explica Kareem Kouddous, cofundador de la plataforma online de colaboración Crowdtap.

Las start-ups neoyorkinas son también cada vez más atractivas para los inversores. “El modelo de negocio de muchas start-ups de Nueva York es más prometedor que el de las mejores start-ups de Silicon Valley”, apunta Ron Conway, uno de los principales inversores de Google, Facebook y PayPal. “Nueva York es la nueva capital de las innovaciones web”, añade Conway.

“A la hora de poner a prueba innovaciones tecnológicas, no hay actualmente mejor lugar que Nueva York”, sentencia Steve Martocci, fundador de GroupMe. Junto con su socio Jared Hecht, Martocci inauguró el pasado mes de septiembre un innovador servicio de chat por SMS. “Los usuarios de GroupMe, la mayoría neoyorkinos, van de club en club y de concierto en concierto. Por eso, podemos analizar y mejorar a diario las funcionalidades de nuestro servicio”, subraya Martocci.

Kareem Kouddous está convencido de que Nueva York se convertirá a medio plazo en centro internacional del desarrollo de servicios web para móviles. En su opinión, el tamaño de la ciudad y su cercanía a la industria de los medios de comunicación y de la moda son dos claros puntos a favor. “El sector de la moda y de los medios de comunicación está inmerso en una revolución que es el perfecto caldo de cultivo para la creación de nuevas ofertas y modelos de negocio”, destaca.

Aun así, no todo son ventajas para las start-ups en la Gran Manzana. En Nueva York siguen escaseando los desarrolladores de software, la mayoría de los cuales prefiere emigrar a Silicon Valley. A ello se une que Nueva York es una de las urbes más caras del planeta y que intimida, por lo tanto, a los jóvenes emprendedores ricos en ideas, pero pobres en recursos económicos.

De todos modos, Nueva York es consciente de sus puntos débiles y ya se ha puesto manos a la obra para subsanarlos. El pasado mes de febrero, el alcalde neoyorkino Michael Bloomberg inauguró General Assembly, una suerte de academia para emprendedores, en la que se comparten conocimientos tecnológicos y se ofrecen también facilidades para el establecimiento de nuevas empresas.

 

Internet, principal fuente de información sobre el desastre de JapónAnteriorSigueinteJosé María Álvarez Monzoncillo: "La televisión etiquetada: nuevas audiencias, nuevos negocios"

Noticias recomendadas