líderes en noticias de marketing, publicidad y marcas

¿Por qué el estreno bursátil de Groupon será un fiasco?

Con un pie ya en Wall Street, Groupon presume de contar con el respaldo de 83 millones de usuarios. Sin embargo, hay también 83 millones de buenas razones para creer que el aterrizaje en bolsa de Groupon es completamente ridículo, asegura el analista Brett Arends en Market Watch.

Quizás Groupon tenga suerte y las acciones del famoso portal de cupones de descuento suban como la espuma una vez se estrenen en Wall Street. Quizás la compañía de Andrew Mason logre hacer ricos a sus inversores y siga la estela de Apple, Google o Exxon, pero por el momento todo apunta a lo contario.

Fundada en noviembre de 2008, Groupon es una empresa que acumula ya 522 millones de dólares en pérdidas, subraya Arends.

Es cierto que tiene 83 millones de usuarios, pero en realidad sólo 15,8 millones han realizado en alguna ocasión una transacción comercial. Con estas cifras en la mano, sólo uno de cada cinco usuarios resulta rentable para Groupon.

Aunque el número de usuarios de Groupon ha protagonizado un espectacular incremento durante los últimos meses, ello no se ha dejado notar en las tasas de conversión. En 2009, apunta Arends, el portal cerraba 69 ventas por 100 suscriptores. En 2010, la proporción descendió a 60 transacciones comerciales. Y en 2011 la cifra se hundió hasta las 34 ventas por 100 usuarios.

Estas cifras vienen de Estados Unidos, la “joya de la corona” de Groupon. Fuera de este país, los números dejan aún más en evidencia a la empresa de Andrew Mason. Sólo el 18% de los usuarios de Groupon en Berlín han realizado en alguna ocasión una venta. Y en Londres, el porcentaje es de apenas el 9%, señala Arends.

No obstante, los verdaderos problemas de Groupon son otros: sus astronómicos márgenes de beneficios y sus descomunales pérdidas.

Groupon alardea de tener enormes márgenes de beneficios. En el primer trimestre del año llegaron al 42% y en 2010 alcanzaron la cima del 45%. Estos números quieren decir que si un usuario adquiere un cupón para cenar por 20 dólares en un restaurante, el portal se embolsa 8,40 dólares y el establecimiento se queda sólo con 11,60 dólares.

La historia no acaba, con todo, aquí. Un cupón para cenar en un restaurante cuesta de media 20 dólares, aunque su precio real suele alcanzar 40 dólares.

Es decir, que los restaurantes ofertan menús de 40 dólares por sólo 11,60 dólares. Este sistema de descuentos está bien durante un tiempo para atraer nuevos clientes, pero se hace insostenible a largo plazo, afirma Arends.

El famoso portal de cupones de descuentos se puede permitir estos gigantescos márgenes de beneficios porque no tiene apenas rivales en el mercado. Pero, aun así, con pocos competidores, Groupon tiene que gastarse una fortuna en marketing y publicidad para que su negocio se mantenga a flote, indica Arends.

Entre el primer trimestre de 2010 y el primer trimestre de 2011, las ventas de Groupon se multiplicaron por 14, pero sus gastos publicitarios se multiplicaron también por 15.

Como consecuencia, aunque la compañía factura 645 millones de dólares en ventas y tiene márgenes de beneficios del 42%, termina con pérdidas de 146 millones de dólares.

Durante el primer trimestre del año, el valor medio de las ventas de Groupon fue de 23 dólares, pero de esos 23 dólares, la compañía perdió 5 dólares, destaca Arends.

Se desconoce todavía qué valor alcanzarán en bolsa las acciones de Groupon, pero se calcula que cada acción podría venderse a 15,80 dólares, lo que situaría el valor de la compañía en 5.000 millones de dólares. ¿No resulta esta cifra demasiado desproporcionada para un start-up con tantas pérdidas y escaso recorrido en el mundo de los negocios?, se pregunta Arends.

Puede que Groupon dé alguna alegría a los inversores en la bolsa, pero será sólo una “alegría” efímera, sentencia Arends.

 

La realidad aumentada "activa" y "reactiva" la experiencia del consumidorAnteriorSigueinteSteve Jobs quiere que "su nave" aterrice en el nuevo Apple Campus

Noticias recomendadas