líderes en noticias de marketing, publicidad y marcas

¿Pueden los videojuegos cambiar el mundo real?

Los videojuegos son una de las categorías de entretenimiento más criticadas por la prensa y la tendencia es a imaginar que los jugadores tipo son gordos, solteros, solitarios y amantes de la comida rápida. Ahora, la diseñadora de videojuegos Jane McGonigal, está decidida a cambiar esta visión.

Para McGonigal, ahora se juega más a videojuegos en grupo que en solitario y ayudan a satisfacer algunas necesidades humanas. Algunos juegos online como Lexulous, una especie de Scrabble para Facebook que se juega entre amigos, puede ayudar a desarrollar el deseo de compañerismo entre los jóvenes atomizados. Según la diseñadora, los juegos colaborativos atienden a necesidades de pertenencia al grupo, mientras que otros desarrollan el dominio de ciertas habilidades a raíz de retos entre amigos, o incluso hacen que los jugadores tengan que trabajar duro para conseguir alguna recompensa.

Pero McGonigal va un paso más allá y cree que los juegos pueden ofrecer lecciones importantes para la vida real. Uno de los ejemplos más claros está en World of Warcraft, un juego online multijugador con más de 11 millones de usuarios en todo el mundo y que consiste en hacer tu personaje cada vez más poderoso a través de misiones interminables tanto en solitario como en grupo. Tanto jugadores como críticos consideran que el juego se parece a un trabajo en el que, gracias a la interacción social y a las recompensas que hacen sentir a los jugadores productivos, se invierten unos 30 millones de horas diarias a un coste de 10 dólares al mes, informa The Economist.

Algunos consideran que esto no es más que un síntoma de adicción, pero McGonigal ve una combinación de psicología aplicada y habilidad para motivar a la gente. Para ella, los videojuegos son más gratificantes que el mundo real, las tareas están más claras, se obtiene un feedback instantáneo y las recompensas son rápidas y abundantes. Por ello, considera que aquellas empresas que estén planteándose cómo motivar a sus trabajadores, pueden analizar como Blizzard Entertainment, la compañía que está detrás de World of Warcraft, consigue que sus jugadores sigan contentos y productivos.

Y aunque esto puede sonar increíble para los más tradicionalistas, la realidad está empezando a aprender de lo virtual. Como afirma McGonigal, los juegos pueden dar lecciones al mundo real, y viceversa, una idea que suena interesante y que puede valer la pena tener en cuenta.

 

El cambio en el consumo de medios, uno de los grandes retos de futuro del marketingAnteriorSigueinteLa UTE SM2 Asesores Creativos de Publicidad e Ymedia se lleva la cuenta de la DGT

Noticias recomendadas