líderes en noticias de marketing, publicidad y marcas

¿Representa la salida a bolsa de las compañías digitales la segunda burbuja puntocom?

La salida a bolsa de LinkedIn, la esperada cotización en el parqué de Groupon y un futuro salto al mercado de valores por parte de Facebook han revolucionado el mercado digital en el que lo que se respira es “incertidumbre” por todo lo que pueda pasar. Cincodías.com publica hoy un reportaje en el que plantea una reflexión a varios expertos del sector sobre la existencia de la segunda burbuja puntocom.

Para Ignacio de la Torre, director de máster en Finanzas del IE Business School, lo fácil es decir que hay burbuja y lo difícil razonarlo con números. ¿En qué se diferencia la situación actual de la del año 2000? «Entonces salieron muchas empresas a Bolsa, había muchos folletos donde podías contrastar información, y hoy casi todas las transacciones son privadas, así que se hacen especulaciones sobre la valoración sin datos sobre la mesa con los que apoyarlos».

Otra diferencia clave, dijo, es que hoy las compañías ganan dinero, mientras antes lo perdían. «Había modelos de negocio sistemáticamente en rojo. Por contra, hoy muchas empresas están ganando dinero, con márgenes netos extremadamente elevados y con autofinanciación». De la Torre también advirtió que «es importante distinguir quién está poniendo el dinero detrás de una valoración, y si es más o menos gente sofisticada». En este sentido, aseguró que le parece muy relevante que en el caso de Facebook Goldman Sach haya puesto dinero de su balance para apoyar la valoración de la red social, «cuando hace 11 años los bancos se forraban simplemente intermediando operaciones». Respecto a LinkedIn, dijo, los inversores institucionales han acelerado el precio de la acción, porque en su salida a Bolsa apenas han participado los minoristas.

Sebastián Muriel, vicepresidente de relaciones institucionales de Tuenti, defendió que hoy no existe una situación de burbuja generalizada, y puso el ejemplo de Bodaclick, una puntocom española que pese a nacer hace 11 años, en una etapa en la que mucha gente lo pasó mal, dio con el modelo de negocio acertado. «Ocurre que es complicado valorar las empresas porque en nuestro sector el equilibrio es muy fino entre modelo de negocio real y futuro, y mirar permanentemente solo una de las dos cosas puede hacer que tu compañía no tenga ningún éxito». Muriel subrayó que confía en las empresas que encajen en su negocio tres variables (la experiencia social, lo local y el móvil) porque ahí cree que es donde se va a jugar el partido en 2-3 años.

«Habrá una segunda burbuja, según el hambre que tengan los inversores», dijo Gonzalo Hamparzoumian, director de Bodaclick, para quien es imprescindible mirar la caja cuando se quiera comprar títulos de una compañía. A su empresa la han valorado 29 veces su Ebitda y cree que es muy acertada. Por contra, le sorprende la valoración de LinkedIn, teniendo en cuenta, apuntó, que tiene un beneficio neto de 15 millones. «Eso es una auténtica fiebre del oro, aunque reconozco que el mercado muchas veces te da lecciones enormes». El directivo pone el ejemplo de Qualitas, que invirtió para su sorpresa en Tuenti, y poco después la vendió a Telefónica por unos 70 millones de euros.

El director general de Vente Privee, Fernando Maudo, añadió que no hay que pasar por alto que este sector es aún poco maduro y que nadie sabe qué puede pasar. «No estamos dando el tiempo necesario y, aunque internet se ha posicionado como un canal nuevo en el que todo el mundo quiere estar, habrá un tiempo de maduración que dará lugar a una selección natural». En su opinión, ahora estamos en esa fase donde hay mucha confusión y hay gente que se está metiendo en una ola especulativa porque cree que ahora es cuando va a ganar; el tiempo dará y quitará razones».

Faustino Jiménez, consejero delegado de Arsys, destacó que si se analizan las empresas que tienen realmente múltiplos disparados y que podrían ser burbuja, casi todos tienen un denominador común, la incertidumbre. «Pero creo que hay esos múltiplos porque a muchas empresas les espera un modelo de negocio muy satisfactorio». Aun así, advirtió que los ciclos en este negocio se han acelerado tanto que o eres capaz de correr a lo bestia o estás muerto. El reto de muchas empresas es poder adecuarse a los cambios de modelo de negocio gestionando el legacy que han generado».

 

La imagen de Facebook pierde enteros tras el lanzamiento de su polémico servicio de reconocimiento facialAnteriorSigueinteUna mujer descubre un complot de asesinato de su marido a través de Facebook

Noticias recomendadas