líderes en noticias de marketing, publicidad y marcas

10 razones por las que los robots no le robarán el trabajo (todavía)

robotsEn los últimos tiempos, y aupados por el creciente endiosamiento de las nuevas tecnologías, muchos son los que dan por sentado que en unos pocos años los robots dejarán sin trabajo a los humanos, condenados a quedarse en casa por culpa de unos androides salidos paradójicamente de sus propias entrañas.

Sin embargo, ¿hasta qué punto son realistas las profecías de quienes juran y perjuran que los humanos robarán el trabajo a los humanos? Especular es gratis y dejarse llevar por el pánico antes de tiempo lamentablemente también.

Puede que las máquinas terminen reemplazando a los humanos en algunos trabajos, pero ¿de verdad que nos van a jubilar a todos? Gigaom enumera a continuación unas cuantas razones por las que los androides no arrebatarán (todavía) el trabajo a los humanos:

1. Porque las decisiones son mucho más que “insights”. Con la inestimable ayuda de las analíticas es posible extraer muchísimos datos y optimizar después esos datos. ¿El problema? Que para dar de verdad un buen uso a la datos se necesita también un poco de juicio (algo que sólo tenemos los humanos). ¿Se imagina a un robot tomando decisiones relacionadas con la salud y cuestiones políticas?

2. Porque tenemos pelo, uñas y dientes. Y eso pelo, esas uñas y esos dientes necesitan cuidados que difícilmente van a proporcionarles (al menos de manera adecuada) los robots.

3. Porque valoramos (y mucho) las interacciones humanas. En los hospitales, los colegios, los gimnasios, los taxis y en general en los servicios públicos nadie en su sano juicio desea que le atienda un eficaz (pero gélido como el hielo) robot.

4. Porque nos encantan las cosas hechas a mano. Los robots llevan formando parte de las cadenas de montaje de las grandes fábricas desde hace muchísimos años, pero aun así seguimos bebiendo los vientos por las cosas hechas a mano, que tienen no sólo más calidad sino también mucho más encanto.

5. Porque valoramos a los demás y los servicios que nos prestan. A los seres humanos nos encantan los intercambios y nos complace muchísimo prestarnos servicios los unos a los otros (con recompensación económica de por medio, claro está).

6. Porque somos suficientemente listos para pensar en nuevas cosas. La innovación y el diseño echan raíces en las personas, no en las máquinas. Al fin y al cabo, somos nosotros los que las hemos inventado. No al revés.

7. Porque el cerebro humano sigue ganando en complejidad al “cerebro” de las máquinas. Los ordenadores son “monstruos” voraces engullendo datos, pero hallando sentido a esos datos los humanos son (todavía) mejores que ellos.

8. Porque la experiencia continúa teniendo muchísima importancia. La experiencia, esa que se gana con los años y a base de “dar el callo”, es algo de lo que los robots son huérfanos lamentablemente.

9. Porque como humanos que somos damos mucho valor en el valor añadido. Es posible fabricar una motocicleta sin que haya ningún humano implicado en su producción. Pero si queremos personalizarla y hacerla verdaderamente nuestra, debemos recurrir a un ser humano de carne y hueso.

10. Porque el nuevo mundo digital necesita nuevas habilidades (humanas). La nueva era digital traerá consigo también la creación de nuevos empleos (de pilotos de drones, por ejemplo).

Las 5 características esenciales que todo editor de landing pages debería tenerAnteriorSigueinteWaynabox entrena nuevo spot para los nuevos aventureros

Noticias recomendadas