Digital

16 años después de su presentación, llegan las nuevas conclusiones del "Manifiesto Cluetrain"

cluetrainHace ahora exactamente 16 años se publicó un texto conocido como "Manifiesto Cluetrain", una especie de listado en el que se recogían un total de 95 conclusiones que actuaba como llamada de acción para todas aquellas empresas que comenzaban su andadura en el temprano mercado de las nuevas conexiones con el objetivo de poder establecer el impacto que internet producía tanto en los consumidores como en las propias organizaciones.

Este manifiesto fue desarrollado por Fredrick Levine, Christopher Locke, Doc Searls y David Weinberger. Ahora 16 años después, dos de los autores originales, David Weinberger y Doc Searls, han publicado nuevas conclusiones y pistas sobre la situación de internet como consecuencia de los nuevos peligros a los que se enfrenta la red.

Dentro de este nuevo manifiesto se expresa que internet se ha convertido en una fuente de información y beneficio con los hackers como uno de los grandes problemas pero que el verdadero peligro para la red somos nosotros mismos. Recuerdan que en la actualidad uno de los menores poderes de internet es la capacidad de informar y servir como medio de comunicación global sino que su mayor fuerza es lo que califican como la “conexión sin permiso” y su “omnipotencia”.

Señalan que es el momento de “transformar todas las instituciones que nos juzgan en un acto de chivo expiatorio” concluyendo que el “pueblo de internet” necesita recordar lo que realmente es este.

Estas nuevas conclusiones del "Manifiesto Cluetrain" arrancan señalando que internet nos ha conectado pero que todos los dispositivos que utilizamos a diario no son internet. “La red es nuestra, hecha por nosotros y para nosotros” recalcan afirmando que ni los grandes medios de comunicación, redes sociales o gigantes tecnológicos son los duelos de la red.

A lo largo de este nuevo listado se explica que el propósito de la optimización de internet debe ser el de optimizar todo lo demás. La red ha cambiado mucho desde el lanzamiento de ese primer manifiesto y ahora en sus nuevas conclusiones dejan claro que internet no es ni contenido ni un medio sino que “es una conversación” en la que somos nosotros los que “movemos los mensajes”.

La web es mundial tal y como afirman recordando que 1991, Tim Berners-Lee hizo a la humanidad uno de los mayores regalos: el World Wide Web, un elemento de libertad para todos. Partiendo de esta base en el manifiesto se realiza una interesante reflexión de cómo ha cambiado ese concepto de generosidad y libertad en la red afirmando que “el odio está presente en la misma porque el odio está presente en el mundo y la red no hace que sea más fácil expresar y escuchar”.

La conversación en internet requiere una base común: un lenguaje, intereses y normas comunes sin los que es imposible que esa conversación se genere. La red necesita aprender del valor que reside en aprender de lo mejor de las culturas que existen en el mundo real.

El manifiesto culpa de las dificultades de conversar internet al marketing señalando que una conversación no es un negocio y que cada vez que se refieren a nosotros como “consumidores” nos hacen sentirnos como un “rebaño de vacas mirando un letrero en el que pone ‘carne’”. “Los anuncios manchan el tejido de la red” señalando que debemos llamar a las cosas por su nombre: nada de publicidad nativa. Mejor digamos “product placement o publirreportaje”. “Los anunciantes también pueden vivir sin ser pesados en la red”.

Las aplicaciones son otro de los elementos que aparecen mencionados en las nuevas conclusiones del manifiesto y no salen muy bien paradas. “Las web se basan en la conexión. Las aplicaciones en el control” señalando que a menudo, cada vez que avanzamos “hacia un mundo basado en la aplicación se pierden los bienes comunes que juntos estábamos construyendo”. “Cada nueva página web nos hace más grandes. Cada nuevo enlace hace que la web sea más rica. Cada nueva aplicación, nos da algo más que hacer en el autobús”.

La privacidad en internet es otro de los temas a debate señalando que “el comercio no es justo si no sabemos a lo que estamos renunciando” en relación a los datos que empresas y gobiernos consiguen de nosotros en la red. “Sólo podremos averiguar lo que significa la privacidad una vez que conozcamos el significado de ser sociales y apenas hemos comenzado a reinventar esto”.

Concluye el manifiesto realizando una serie de apreciaciones sobre todo lo que se ha expuesto en este artículo dejando claro que “permanecer juntos es la causa y a la vez solución del problema”

Te recomendamos

Eficacia

Atresmedia

ADN by DAN

icemd

Compartir