Digital

2.000 millones por "asesinar" un fantástico invento: los fans de Oculus Rift están que trinan con Facebook

oculus2Las gafas de realidad virtual Oculus Rift prometen hacer realidad lo que hasta hace poco parecía una quimera futurista: sumergir al usuario en universos 3D casi tan reales como la vida misma. Y esta promesa tiene un precio, los 2.300 millones de dólares que Facebook ha puesto sobre la mesa para hacerse con la creadora de estas fenomenales gafas: la compañía Oculus VR. De todos modos, la nueva y multimillonaria compra de Facebook no es tan cara como parece a simple vista. De esos 2.300 millones, sólo 400 millones se pagarán en efectivo. 1.600 millones irán a parar a las arcas de Oculus VR en forma de acciones de Facebook y los 300 millones restantes estarán supeditados a resultados.

“Estamos haciendo una apuesta a largo plazo por la realidad virtual y aumentada, ya que se convertirá en una parte de la vida cotidiana de las personas”, explicaba ayer Mark Zuckerberg, consejero delegado de Facebook, en una teleconferencia. “La historia de nuestra industria nos dice que cada 10 ó 15 años hay surge nueva gran plataforma de computación, ya sea el PC, la web o la comunicación móvil”, añadía. Quien sea capaz adelantarse al futuro, tiene todos los números de “beneficiarse tanto desde el punto de vista financiero como estratégico”, recalcaba Zuckerberg.

La multimillonaria apuesta de Zuckerberg suena bastante bien sobre el papel pero no tanto si rascamos en la historia de la realidad virtual, la materia prima con la que trabaja su nueva adquisición. Más allá de la literatura, donde la realidad virtual disfruta de una exitosa existencia, esta tecnología se ha topado hasta el momento con más derrotas que triunfos.

Plataformas como “Second Life” o “There”, la antesala del boom al que parece aproximarse la realidad virtual, han quedado prácticamente relegadas al olvido. Sin embargo, Facebook está convencido de que, de la mano de Oculus Rift, la realidad virtual puede resurgir con fuerza de sus cenizas. “Imaginaos que podéis compartir experiencias y aventuras online con vuestros amigos”, decía ayer tras hacer pública la compra de su último “capricho”.

Lo que nadie puede negar es que para los creadores de Oculus Rift su adquisición por parte de un gigante como Facebook es una oportunidad fenomenal para salir del cascarón y llegar a las masas. “Podremos mejorar nuestro producto y venderlo además a un precio razonable”, explica Palmer Luckey, co-fundador de Oculus VR, en declaraciones a Polygon.

Menos contentos están con la compra de Oculus VR por parte de Facebook los que inversores que confiaron en su día en la compañía a través de la plataforma de crowdfunding Kickstarter. Estos inversores contribuyeron a sentar los cimientos de una empresa cuyo valor se ha multiplicado hoy por mil. ¿El problema? Que sus antiguos esfuerzos inversores caerán en el olvido y no tendrán recompensa.

“Gracias por habernos traicionado”, dicen algunos de los inversores que en día apoyaron financieramente en Oculus VR en la web de la compañía en Kickstarter. “He apoyado este concepto con la esperanza de que se convirtiera en algo maravilloso. Lamentablemente Oculus VR se ha aprovechado únicamente de mi apoyo para hacerse inmensamente rico”, denuncia un inversor.

Comentarios similares hay también por doquier en Reddit, donde los hilos de conversación sobre la polémica compra de Oculus VR por parte de Facebook llevan títulos como “Fuck Facebook” o “¿Cómo anulo mi pedido de las Oculus Rift?”.

Incluso en Wikipedia podía leerse ayer por la noche la siguiente frase sobre la compra del momento: “El 25 de marzo de 2014 Facebook anunció la muerte de Oculus Rift por 2.000 millones de dólares”.

Ante esta avalancha de críticas, Palmer Luckey, uno de los co-fundadores de Oculus VR, se ha visto obligado a salir a la palestra en Reddit para asegurar que la alianza de su compañía con Facebook no sólo tiene sentido para ambas empresas sino que contribuirá a acercar sus productos al gran público.

Todo lo contrario piensa, sin embargo, Markus Persson, el desarrollador del famoso videojuego “Minecraft”, que poco después de conocer la adquisición de Oculus VR por parte de Facebook anunciaba vía Twitter que había roto las conversaciones con la compañía para llevar “Minecraf” a Oculus Rift. “Facebook me da miedo”, tuiteaba Persson.

Si quiere zambullirse en primera persona en los fantásticos mundos virtuales de las gafas Oculus Rift, podrá hacerlo el 9 y el 10 de abril en el stand de MarketingDirecto.com en OMExpo Madrid.

Te recomendamos

Cannes

Regalos Ecology

Experiencias

Atresmedia

Compartir