Digital

Estas 3 claves evitarán que el absorbente Big Data apague la bombilla de la creatividad

bombilla 300La llegada del Big Data el mundo del marketing ha supuesto una auténtica revolución a la hora de trabajar que se podría equiparar a la llegada de internet y del mundo digital a los usuarios.

Y es que la cantidad de datos de los que se disponen aumentan la precisión de las estrategias que cada vez son más focalizadas en objetivos concretos de la misma manera que internet permitió en su momento encontrar información de los temas más precisos.

Pero esto puede resultar un arma de doble filo. El gran volumen de información disponible en internet puede resultar útil o completamente inútil dependiendo de cómo se maneje. Para que sea de provecho es necesario establecer unos filtros que conviertan los textos en información válida y con sentido.

Algo muy similar sucede con el Big Data. De nada vale tener enormes cantidades si no se dispone de un sistema que sepa transformar, analizar y traducirlos en acciones. Y esto parece que es lo que está sucediendo en las compañías actualmente y así lo certifica un reciente estudio de Forrester Research.

La creciente obsesión por los datos está dejando de lado esa otra parte de las estrategias pero no menos importante, la de la creatividad. Los datos han abierto enormes oportunidades a las compañías pero si no existe una sinergia entre ambas disciplinas no se podrán aprovechar todas las capacidades y recursos.

Por este motivo, le mostramos 3 maneras en las que utilizar el Big Data sin perder un ápice de creatividad:

1. Primero fije sus objetivos, después recolecte datos
Un error muy frecuente que se da en las empresas es recoger datos, analizarlos, establecer patrones y después identificar cuál es el objetivo o misión. Sin embargo, este proceso debe ser al contrario.

Entender qué necesidad se va a satisfacer es el primer paso para un uso correcto del Big Data que, posteriormente, servirá para acotar las líneas estratégicas. Pero muchas veces el problema reside en este paso, en ahorrarse el poner en común todos los puntos de vista y así llegar a la mejor solución que se completará con los datos.

Contar con un equipo humano que se dedique a deliberar, analizar y conversar sobre la visión y relación con los clientes no le proporcionará respuestas, pero sí preguntas a raíz de las cuales buscar datos para dar con ellas.

2. Evite la cuantificación
Ventas, volumen, tasas, etc. son términos frecuentemente empleados en las rutinas diarias de las compañías y, sobre todo, son elementos clave a la hora de tomar decisiones. Pero solo aquellos líderes inseguros y con miedo a los riesgos son los que necesitan de las cifras para sentirse más tranquilos.

Los verdaderos líderes son los que crean situaciones complejas y ponen retos a sus trabajadores, en ocasiones, a través del caos, rompiendo hábitos en busca de nuevas perspectivas.

El orden que proporcionan los números será solo una barrera cuando en tiempos de crisis las reacciones deban ser rápidas y acertadas. En esos momentos, solo la creatividad, las perspectivas y la parte más humana le salvarán de la caída.

3. Medir las acciones con los mismos datos de las decisiones
A veces es necesario utilizar los datos para tomar decisiones pero no siempre es buena idea medir la efectividad de los resultados a través de estos datos. Un buen ejemplo de ello es una decisión de Yahoo! de puntuar a sus empleados dentro de los equipos del 1 al 5 y así, corroborar la eficacia.

Pero ¿son acaso los “4” y “5” los empleados más valiosos solo porque sean eficaces? Quizá sea mejor para los resultados de la compañía reordenar equipos y hacer que un 1 y un 5 trabajen juntos o en otras ocasiones se prefiera un poco de competencia entre los número 4.

La solución es pensar desde el principio cuáles son los resultados que se desean alcanzar y, por lo tanto, cuál es la mejor manera de medirlos.

Los datos son importantes para tomar decisiones pero no son lo único, tomar decisiones se basa en el uso inteligente de los datos.

Te recomendamos

#Highway2Sales

Eficacia

Atresmedia

ADN by DAN

Compartir