Digital

Así es el liderazgo "made by Google"

3 lecciones que el maestro Google enseña a sus (aplicadísimos) líderes

A la sombra de Google crecen líderes que la compañía de Mountain View cultiva echando mano de estas valiosas lecciones en forma de abono.

googleBajo el paraguas (de colosales dimensiones) de Google trabajan más de 70.000 personas, muchas de las cuales son líderes en ciernes.

El entorno digital en el que se desenvuelve la compañía de Mountain View está inevitablemente a merced de los cambios y para plantar cara a tales cambios (de naturaleza incesante), Google necesita de líderes extraordinariamente dotados, a los inocula poderosas lecciones para nadar y no ahogarse en las turbulentas aguas de la transformación digital.

A sus “Googlers” el gigante de internet les colma con valiosas lecciones de liderazgo. Las que recoge a continuación Inc. son probablemente las más importantes:

1. Pensar a lo grande (y sin límites)

Google no pone cortapisas a sus empleados a la hora de marcarse objetivos ambiciosos (que nunca parecen, de hecho, suficientemente ambiciosos).

Los trabajadores de Google se guían por el denominado “10X thinking”, que les anima a mejorar los proyectos que tienen entre manos al menos 10 veces en lugar de aplicarles una mejora de un mero 10%.

Para llevar en volandas semejante ambición, Google pone en manos de sus empleados todo el dinero y toda la mano de obra que necesitan para ejecutar sus proyectos.

Los “Googlers” no revoletean tímidos y temerosos en torno a los retos más difíciles sino que caminan con decisión hacia ellos para hincarles el diente.

2. Para liderar hay que inspirar

Durante mucho tiempo Google fue dueño de una estructura corporativa inusitadamente plana y organizada en torno a funciones y tanto en torno a unidades de negocio. En este sentido, cuando alguien desea hacer algo dentro de la compañía de Mountain View, debe asegurarse el apoyo de personas muy concretas (y con las que probablemente no tiene relación directa) en lugar de escalar altísimas escaleras corporativas.

La habilidad de comunicarse efectivamente con los demás es vital para los “Googlers” que anhelan convertirse en líderes. Al liderazgo los trabajadores de Google arriban colgándose del brazo de la inspiración.

Un buen líder (siempre según la escuela de Google) inspira a los demás y da a sus subordinados órdenes que emergen de la humildad más absoluta.

En Google no hay estrellas de relumbrón (cuyo brillo se cae a jirones en aras de la necesaria colaboración). La suya es una cultura colaborativa en la que los líderes están altamente conectados entre sí y son interdependientes.

3. El lenguaje (propio) es importante

El lenguaje es dueño de un poder absolutamente arrebatador a hora de inspirar a la gente (máxime en una organización gigantesca como Google) y alcanzar ambiciosos objetivos.

Larry Page, el cofundador de Google, se precia por, ejemplo, de tener una asombrosa habilidad desmontando grandes ideas y transformándolas en palabras absolutamente aprehensibles (incluso para quienes son legos en materia tecnológica).

“Haz posible lo imposible” es una de las frases más famosas del bueno de Page, que se vale asimismo de la denominada “prueba del cepillo de dientes” para evaluar el potencial de un nuevo negocio. “Mil millones de personas tienen que hacer esto todos los días [como lavarse los dientes] para ser realmente una gran idea”, asevera el CEO de Alphabet.

Google enseña a sus líderes a dominar el arte del storytelling (al que deben imprimir su propio estilo) para inspirar a los demás y ayudarles a conectar con la misión y la visión de la empresa.

Te recomendamos

#Highway2Sales

Eficacia

Atresmedia

ADN by DAN

Compartir