Digital

Cómo crecer sin olvidar la transparencia, la seguridad y la privacidad

3 reglas de oro para ser transparente como el agua (y aun así seguir creciendo)

De unos años a esta parte, la sociedad ha cambiado de manera radical. El mundo digital, las redes sociales y la tecnología ha proporcionado a los usuarios el cetro del poder.

Hoy, el consumidor puede hacer valer su opinión más que nunca y las marcas ya no son lo que dicen ser, sino lo que los usuarios dicen de ellas.

Así, en un mundo en el que el mensaje ya no lo controlan las compañías, no les queda más remedio que adaptarse a las demandas del mercado que pide a gritos transparencia y honestidad.

Solo aquellas compañías capaces de mostrar todo lo que tienen y lo que son, aquellas que no tengan nada que esconder, serán las que podrán obtener el favor del público.

La confianza, en un momento de fake news, de fraude y de bots, es crucial pues, es el único camino hacia la supervivencia. Y más en un momento en el que las compañías cuentan con enormes cantidades de datos e información de los todavía desconfiados usuarios.

No obstante, cuanto más crece una empresa, más difícil se vuelve tener todos estos elementos bajo control. Por ello, Henry Schenker, VP for APAC de Tapad, nos ofrece en The Drum, 3 maneras de mantener la seguridad, la privacidad y la transparencia en el top of mind de las empresas:

1. Conozca la actualidad
Cuando se trata de expandirse a nuevos mercados, inspirar confianza en los clientes potenciales será esencial para ganarse su inversión.

Y esto se consigue no solo estando al tanto en materia de regulación y tendencias de los mercados a explorar, sino adaptándose y adelantándose a ellos.

Pisar el mercado con todos “los papeles en regla”, tanto de cara a las autoridades como a los consumidores le allanarán, sin duda el camino hacia el éxito.

2. No apueste por una estrategia universal
Cada mercado tiene sus características, su público y sus particularidades por lo que asumir que una estrategia exitosa en Japón servirá para el mercado australiano es un verdadero error por mucha globalización que haya.

Será necesario, así, analizar muy bien las regiones en las que se pretende entrar y adaptar o crear nuevas tácticas de marketing, nuevos productos o herramientas que atiendan a las necesidades locales y diferentes formas de comunicación con la audiencia para generar una conexión única con cada una de ellas.

3. Póngase en el lugar del consumidor
La jerarquía y la burocracia que existe en las grandes empresas lleva a que, en numerosas ocasiones, los directivos pierdan el foco en el consumidor porque se encuentran muy alejados de la realidad y las demandas del público.

Y esto es un error que puede costar muy caro a cualquier compañía, sobre todo, en términos de confianza.

La mejor manera de solventar este problema es recordar que usted también es usuario y, probablemente, las experiencias que a usted no le gusta vivir de la mano de las marcas, tampoco le gusten a su cliente final.

Aunque es más fácil decirlo que hacerlo, es la única manera de obtener el visto bueno de los usuarios. O, al menos de intentarlo.

Te recomendamos

Eficacia

Atresmedia

ADN by DAN

icemd

Compartir