Digital

Estos trabajos florecerán (y no se marchitarán) con la automatización

3 trabajos (100% humanos) que desplegarán sus alas en la era de la automatización

Con el advenimiento de la automatización habrá trabajos (desempeñados por humanos de carne y hueso) que no sólo no languidecerán sino que cobrarán renovados bríos.

automatizaciónDurante los últimos años hemos oído hablar hasta la extenuación de auténticas hordas de robots que llegan dispuestas (supuestamente) a despojar a los humanos de carne y hueso de sus puestos de trabajo.

Aunque la automatización nos dibujó en sus inicios una horripilante mueca de pánico en el rostro, con el tiempo ha germinado en nuestras cabezas la idea de que los robots traerán también consigo toda una pléyade de ventajas bajo el brazo.

Así y todo, y aun habiendo contemplado ya el lado más amable de la automatización, ésta no es recibida ni mucho menos con los brazos abiertos y continúa siendo contemplada con resquemor preñado de espanto por la humanidad.

Y eso que con el advenimiento de la automatización habrá trabajos (100% humanos) que florecerán hasta convertirse en un auténtico vergel de oportunidades laborales.

A continuación, y de la mano de Forbes, diseccionamos 3 trabajos de los que brotarán un sinfín de oportunidades laborales (con la automatización ejerciendo de “abono”):

1. Los trabajos con el foco puesto en la creatividad consagrada a los productos y servicios personalizados

Los consumidores no están ya interesados en las experiencias y productos “típicos” que ponen a su disposición las marcas. En su relación con las marcas el cliente busca sobre todo y ante todo autenticidad y exclusividad.

Para agasajar al consumidor con elevadas dosis de autenticidad y exclusividad deben entrar en escena los creativos, individuos capaces de comprender los deseos y las necesidades del cliente y de metamorfosear tales deseos y necesidades en productos y servicios personalizados.

Con la automatización liberándoles de tareas que les consumen muchísimo tiempo, los creativos podrán concentrarse en la innovación y en el desarrollo de productos. Tendrán asimismo más tiempo para alumbrar ideas de nueva hornada y mejorar (de manera constante y casi al minuto) productos ya existentes en el mercado.

2. Los trabajos en los que todo pivota en torno a las experiencias

¿Ha comprado en alguna ocasión un producto debido a la experiencia que éste le ha brindado aun siendo plenamente consciente de que podría encontrar uno similar a un precio mucho más económico? ¿Se ha refugiado en los brazos de una tienda muy concreta debido a su única e inmejorable atmósfera? Si es así, no es el único.

El 86% de los consumidores están dispuestos a pagar más a cambio de recibir una mejor experiencia (independientemente del producto o del servicio adquirido).

Al frente de la creación de experiencias de primerísima calidad deberán estar personas de carne y hueso, que tiene muchísimo que ganar con la entrada en escena de la automatización.

Quienes tienen profesionalmente la mirada posada en las experiencias comprenden las necesidades del consumidor y tomando éstas como punto de partida diseña experiencias holísticas que emergen desde el primer momento en que cliente tiene a bien pisar una tienda física o visitar su página web.

Valiéndose de la automatización para asumir los elementos más pequeños e intrascendentes en el marco de una transacción, quienes llevan la batuta de las experiencias dentro de las empresas pueden concentrarse en dar forma a “customer experiences” de tipo holístico e imbricadas en todos y cada de los “touchpoints” entre marcas y consumidores.

3. Los trabajos con la mirada puesta en el “coaching”

Liberadas de las garras de tareas de carácter mundano, las personas tendrán más tiempo a su disposición y podrán emplear ese tiempo para crecer como personas.

Con la irrupción de la automatización, la gente necesitará transitar por un nuevo sendero con el foco puesto el crecimiento personal y las alianzas (que no batallas) con las máquinas. Y es aquí precisamente donde el “coaching” tiene posibilidades de brillar.

Un “coach” ayuda a las personas a hora de detectar y capitalizar su potencial en áreas muy concretas. Y en la nueva era automatizada, donde la gente tendrá que adaptarse a un entorno eternamente cambiante, el “coaching” formará parte inevitablemente de la ecuación para aquellos que se desenvuelven en el ámbito laboral.

Los “career coaches”, los “wellness coaches”, los “leadership coaches” y los “life coaches” (por nombrar sólo unos pocos) se harán omnipresentes en los años venideros. Su intervención será necesaria, por ejemplo, para ayudar a los empleados a desempeñarse con éxito en determinadas áreas y para proporcionar una experiencia más excelsa a la plantilla.

Te recomendamos

#Highway2Sales

NH

Atresmedia

ADN by DAN

Compartir