líderes en noticias de marketing, publicidad y marcas

4 razones por las que los chatbots matarán (a la chita callando) a las apps y las webs

chatbotsDurante el último año los marketeros han gastado litros y litros de saliva hablando de los chatbots. Y lo han hecho con conocimiento de causa porque esta «parlanchina» tecnología, capaz de leer la mente (o casi) al consumidor, marcará inevitablemente un antes y un después en el universo marketero.

De hecho, hay quienes aseguran que los chatbots, que a día de hoy se encuentran todavía en su más tierna infancia, acabarán matando a las webs y a las apps. ¿Por qué? Por algunas de las razones que enumera a continuación W&V:

1. Las apps de mensajería son las nuevas redes sociales
Los chatbots hacen excelentes migas con apps de mensajería como WhatsApp, Viber, Wechat o Facebook Messenger. Con casi 3.000 millones de usuarios, estas cuatro aplicaciones (WhatsApp, Viber, Wechat o Facebook Messenger) suman juntas bastantes más usuarios que las apps de redes sociales (en su vertiente más clásica). El éxito arrollador de WhatsApp y compañía propiciará que los chatbots sean muy pronto el pan nuestro de cada día (en el marketing y en la vida en general).

2. La comodidad es la reina
Los chatbots librarán al usuario de la tiranía de tener que descargar decenas de apps distintas (que  terminan después muchas veces cayendo en el olvido). En el futuro en lugar de diversidad habrá concentración en el universo de las aplicaciones. Y la habrá gracias a los chatbots, que proporcionarán una única plataforma para todo tipo de apps.

3. La voz es la interfaz más natural
A los chatbots les aguardan aún unos cuantos años de (duro) entrenamiento para demostrar el potencial que hay alojado en sus entrañas. El reconocimiento de voz es un hueso duro de roer y para dominarlo a la perfección (o al menos intentarlo) los chatbots, y los humanos que los desarrollan, deberán armarse de paciencia. Pero una vez los chatbots dominen los entresijos del lenguaje humano, la voz se convertirá en la primera interfaz del consumidor, que acabará contemplando las webs y las apps como inventos antiquísimos y complicadísimos.

4. Los chatbots ahorran tiempo al usuario
Cuando a día de hoy queremos, por ejemplo, reservar un viaje, estamos obligados a perder mucho de nuestro valioso tiempo en diferentes webs de reserva de vuelos y de hoteles. Dentro de unos cuantos años, cuantos tengamos a inteligentísimos chatbots a nuestra vera, podremos desentendernos de este tipo de tareas. Cuando esos chatbots detecten que un determinado producto o servicio (un billete de avión, por ejemplo) ha bajado de precio, los chatbots, que no pierden ripio de lo que nos interesa, nos informarán de que hay “ganga” a la vista. Y el consumidor, que valora muchísimo su propio tiempo y no quiere malgastarlo, se lo agradecerá infinitamente a los chatbots.

 

Las marcas sacan todo su humor para celebrar el Día de los InocentesAnteriorSigueinteEn Navidad el virus del consumismo ataca más a las mujeres que a los hombres

Noticias recomendadas