Digital

El 43% de los españoles ya utiliza la banca electrónica

4 retos que la industria "fintech" deberá enfrentar en 2018

4 retos que la industria "fintech" deberá enfrentar en 2018Hay quien augura un futuro en el que las oficinas bancarias no existirán y el mundo online se convertirá en el único espacio en el que los ciudadanos gestionarán sus finanzas de una manera rápida, cómoda y mucho más barata.

De hecho, hay quien va más allá apostando por la desaparición del dinero físico que pasará a ser virtual con todos los beneficios que eso supone, sobre todo, para el control de la economía de los países.

Y, teniendo en cuenta los datos que obtenemos de la evolución de la banca electrónica no parece un panorama tan descabellado. En 2016, según datos de Eurostat, el 43 % de los españoles con edades comprendidas entre 16 y 74 años usó la banca online, un 4% más que en 2015.

Si a esto le sumamos la reducción, desde 2010, del 20% de cajeros automáticos en las calles de nuestro país, según datos del Banco de España, parece más que obvio el transvase de la industria bancaria desde el mundo offline al online.

La mejora de la seguridad en estas transacciones es uno de los drivers más importantes que impulsan a cada vez más ciudadanos a apostar por estos sistemas. La tecnología de encriptación es una de las más utilizadas en la actualidad por las entidades bancarias con el objetivo de asegurar la seguridad de los datos enormemente sensibles de sus clientes.

Pero también la eficiencia es clave en la adopción de estos sistemas y es que, el 87% de los usuarios españoles consideran que la adopción de la banca móvil le ha ayudado a mejorar sus finanzas, según revela el Informe de Ditrendia Mobile en España.

El interés de los usuarios ha ido en incremento en los últimos años registrándose una media de entre 100.000 y 500.000 descargas por app y 1,61 billones de euros en operaciones electrónicas al término de 2016, es decir, un 3,17% más que el ejercicio anterior.

La enorme variedad de productos y servicios que ofrecen los bancos hoy en día al alcance de un clic, desde realizar transferencias, abrir una cuenta corriente hasta consultar movimientos, suman motivos a la lista de los usuarios para apostar por esta modalidad financiera.

Y es que el mundo online elimina trabas, agiliza procesos y permite acabar con las tan odiadas comisiones al prescindir de intermediarios.

No obstante, aunque la banca electrónica es ya una realidad en nuestro país, su adopción todavía se encuentra 6 puntos porcentuales por debajo de la media europea, lo que evidencia los retos que le quedan a la banca nacional por afrontar en los próximos años, hasta llegar a niveles de países como Noruega, donde el 91% de los ciudadanos hacen uso de la banca electrónica.

Pero, ¿cuáles son esas barreras que debe saltar el sector?

1. Educación financiera
La falta de información económica y financiera que existe entre la población lleva a que, a estas alturas, la desconfianza hacia los sistemas de gestión electrónicos siga siendo notable.

Aunque la situación es alarmante, pues según el informe PISA, 1 de cada 4 niños no son capaces de resolver asuntos sencillos de economía como entender una factura. Las entidades bancarias ya han comenzado a poner soluciones a través de iniciativas como el Plan de Educación Financiera de CNMV y el Banco de España.

Otorgar a los ciudadanos las herramientas, conocimientos y habilidades necesarias para tomar decisiones relacionadas con su economía será clave a la hora de acelerar la adopción masiva de la banca electrónica.

2. Innovación
Innovar significa adelantarse y quien no apueste por hacer de las nuevas tecnologías su arma más poderosa corre el riesgo de perder el tren de las oportunidades, quedarse atrás y desaparecer.

Aunque la innovación es actualmente una obligación para cualquier compañía, no solo lo es porque así lo demanda el mercado sino porque las empresas innovadoras obtienen mayores beneficios y mejoran su eficiencia.

Son muchas las tecnologías que han llegado para quedarse y el sector de la banca no debe ni puede mirar hacia otro lado.

La inteligencia artificial, los bots o el reconocimiento facial son solo algunas de las tecnologías que pueden convertir las finanzas en el mundo digital en algo más útil y seguro para los consumidores.

3. Regulación
“La regulación es más que un reto, un condicionante para la estrategia de los bancos. Una regulación estricta e inacabada puede convertirse en un obstáculo para la innovación y un límite a una mayor inclusión”, explica J.L Martínez, portavoz de la Asociación Española de Banca (AEB).

Ciertamente la legislación en España es todavía una importante traba para el pleno desarrollo de la llamada “fintech”.

No obstante, el Parlamento Europeo aprobó a finales de 2015 la directiva DSP2, que indica que España debe transponer antes del 13 de enero de 2018 y que se orienta a aportar la solvencia y confianza necesaria para impulsar la aceleración del sector.

4. Transparencia
La transparencia es una demanda cada vez más frecuente por parte de los consumidores y no hay más que ver el auge de la tecnología blockchain para comprobarlo.

Pero no solo aplicada a los procesos y operaciones de las compañías, sino también a la hora de comunicarse con sus clientes y con la sociedad en general.

Explicar el qué, cómo, cuándo y por qué se vuelve hoy más importante que nunca para convencer a los usuarios de abrirle los brazos de una vez por todas y de par en par a la industria “fintech”.

Te recomendamos

#Highway2Sales

NH

Atresmedia

ADN by DAN

Compartir