líderes en noticias de marketing, publicidad y marcas

7 preguntas y respuestas sobre la victoria judicial de Max Schrems, el "azote" de Facebook

facebookLas grandes empresas tecnológicas están desde ayer con el miedo metido en el cuerpo. Y no sin motivo porque el varapalo judicial que sufrieron ayer en el viejo continente promete hacerles mucha pupa.

El Tribunal Superior de Justicia de la UE hizo pública ayer la sentencia del denominado «caso Facebook», liderado por el joven estudiante austriaco Max Schrems, y en virtud del dictamen de ahora en adelante las agencias nacionales de protección de datos podrán bloquear las transferencias de datos de ciudadanos europeos a Estados Unidos si consideran que la empresa a la que se transfieren tales datos no es de confianza.

Según la sentencia, el criterio de las agencias nacionales de protección de datos prevalecerá a partir de ahora sobre el de la Comisión Europea en los tratados bilaterales de comercio.

Actualmente la legislación comunitaria permite que los datos de los ciudadanos europeos puedan viajar más allá del territorio de la UE siempre y cuando el país de destino cuente con un reglamento adecuado de protección de datos. Esta legislación, que hacía hasta ahora posible que empresas como Facebook, Google, Apple y Microsoft pudieran transferir sin ningún tipo de cortapisas datos de Europa a Estados Unidos, quedará invalidada con el reciente dictamen del Tribunal Superior de Justicia de la UE.

Las consecuencias derivadas del histórico dictamen del Tribunal Superior de Justicia de la UE no son en absoluto baladíes. A las gigantes tecnológicos estadounidense la victoria judicial de Schrems promete costarles mucho dinero, mientras que a los internautas europeos les ahorrará probablemente muchos sinsabores en materia de protección de datos.

Repasamos a continuación los vericuetos del “caso Facebook” con una serie de preguntas y respuestas:

1. ¿Dónde está el problema?
Cada vez que hacemos clic en el botón “me gusta” en Facebook o cerramos una compra en internet, dejamos un rastro de datos que son engullidos de manera inmediata por grandes empresas de internet como Facebook, Google o Amazon y alojados en servidores en Estados Unidos. Cuando en 2013 el ex agente de la NSA Edward Snowden reveló que las autoridades estadounidenses practicaban un espionaje masivo en la red de redes como la connivencia de Facebook, Google, Amazon y compañía, quedó a las claras que Estados Unidos distaba mucho de ser un destino seguro para los datos de los ciudadanos europeos. Eso es precisamente lo que denunció en su día Max Schrems. Y el Tribunal Superior de Justicia de la UE le ha dado finalmente la razón. Estados Unidos ha dejado de ser un “puerto seguro” como destino de los datos de los internautas europeos.

2. ¿Significa la sentencia que los datos de los ciudadanos europeos no podrán ser transferidos ya a Estados Unidos?
No. La legislación europea de protección de datos de 1995 prevé varias maneras de trasvasar datos desde el viejo continente a otros países. Una de ellas es el consentimiento expreso del usuario. Hasta ahora y respaldadas por la calificación de “puerto seguro”, las grandes empresas estadounidenses no han tenido que esforzarse por garantizar que la transferencia de datos a su territorio es de verdad segura. En el futuro deberán hacer mucho más de lo que ya hacen en la actualidad para proteger los datos de los usuarios europeos.

3. ¿Dejará Facebook de trasvasar datos de Europa a Estados Unidos?
La gran paradoja es que Facebook, la empresa que ha desencadenado el dictamen emitido ayer por el Tribunal Superior de Justicia de la UE, no verá afectada directamente por él. La red social lleva renunciando desde hace años a la calificación de “puerto seguro”. Apuesta en su lugar por acuerdos concretos en materia de protección de datos entre su filial europea en Irlanda y su central en Estados Unidos. Aun así, en su sentencia Tribunal Superior de Justicia de la UE insta a las autoridades irlandesas a examinar adecuadamente las trasferencia de datos que Facebook lleva a cabo desde Europa a Estados Unidos. Al fin y al cabo, y como ha quedado de manifiesto en su dictamen, al otro lado del charco la protección de los datos del usuario presenta múltiples “agujeros”.

4. ¿Qué significa la sentencia para los usuarios de otras empresas de internet que transfieren datos a Estados Unidos?
Más de 5.000 empresas estadounidenses se han venido agarrando hasta ahora a la calificación de “puerto seguro”. No está claro aún cuántas renunciará a esta calificación tras las sentencia. Los expertos creen que serán sobre todo las pequeñas empresas las que más deberán esforzarse de ahora en adelante para garantizar la protección de los datos de los usuarios. También se contempla la posibilidad de las empresas estadounidenses, tanto grandes como pequeñas, se vean obligadas a suscribir en el futuro un acuerdo que las obligue a informar en todo momento del lugar donde almacenan los datos de los usuarios y del uso qué dan a esos datos. Un acuerdo de estas características traería consigo irremediablemente muchos costes para las empresas afectadas (en particular para las compañías pequeñas con menos medios económicos).

5. ¿Cuál es el papel en estos momentos de las agencias nacionales de protección de datos?
Si consideran que las transferencias de datos practicadas por una determinada empresa a Estados Unidos no son de confianza, podrán bloquearlas.

6. ¿Cuáles son las consecuencias políticas de la sentencia?
La Comisión Europea y el Departamento de Comercio de Estados Unidos llevan trabajando desde años en una nueva versión del hasta ahora sacrosanto “puerto seguro”. Y según fuentes cercanas a ambas instituciones, el acuerdo podría estar cerca. Es muy probable que en el futuro las empresas estadounidenses no tengan acceso completo e incondicional a todos los datos de los ciudadanos europeos, sino solamente un acceso puntual. Además, los internautas europeos podrán hacer valer sus derechos al otro lado del charco.

7. ¿Qué significa la sentencia para las negociaciones de la Comisión Europa y el Departamento de Comercio Estados Unidos?
Esta es por el momento una pregunta sin respuesta y para responderla una y otra parte deberán enarbolar la bandera de la política. Las cosas no serán, de todos modos, fáciles. Y más si tenemos en cuenta que Estados Unidos ha dicho en más de una ocasión que los datos de los usuarios europeos están ya suficientemente protegidos en su territorio.

 

Microsoft da un paso adelante en innovación: apps universales para smartphones, tablets, PCs y XboxAnteriorSigueinte¿Es una táctica correcta la compra de fans? #HydraResponde como pocos se atreven

Noticias recomendadas