Digital

8.200 millones de dólares se esfuman cada año por culpa del fraude en publicidad online

fraud0Desde hace varias décadas, el fraude en publicidad es uno de los problemas que quita el sueño a los marketeros, especialmente a raíz de la rápida expansión de las nuevas tecnologías y el entorno digital.

Según estima Interactive Advertising Bureau (IAB), la industria del marketing y los medios de comunicación pierde cada año 8.200 millones de dólares a causa del fraude publicitario.

Más de la mitad del presupuesto cae en saco roto como consecuencia del llamado "tráfico no humano". De acuerdo con el estudio, dirigido por Ernst & Young, los culpables son los robots que falsean los datos obtenidos sobre publicidad online. Los anunciantes se ven obligados a afrontar el coste de dichas impresiones fraudulentas, que en realidad no llegan a alcanzar a los consumidores.

En total, los anunciantes pierden nada más y nada menos que 4.200 millones de dólares al año como consecuencia del tráfico fantasma. El estudio detalla que alrededor del 72% de este tráfico procede de ordenadores que han sido hackeados, mientras que el 28% proviene de dispositivos móviles. Cada año, los marketeros destinan 169 millones de dólares para luchar contra el tráfico fraudulento, según IAB.

bot

Por otro lado, la descarga de contenido pirata hace que cada año se esfumen 2.400 millones de dólares del ecosistema publicitario. El mercado pirata se compone, principalmente, de canciones, películas y series de televisión que pueden descargarse fácilmente a través de portales como Kick Ass Torrents o The Pirate Bay.

A día de hoy, se desconoce cuántos internautas estarían dispuestos a pagar por las descargas piratas. No obstante, IAB estima que la eliminación de la piratería aportaría 456 millones de dólares a la industria publicitaria y alrededor de 2.000 millones al mercado televisivo, cinematográfico y musical.

IAB advierte que de no emprenderse acción alguna para afrontar el gran problema de la piratería, cada vez más usuarios consumirán contenido pirata a través de plataformas digitales. Actualmente, la industria destina 33 millones de dólares anuales a la lucha contra la piratería.

Del informe se desprende que cerca de 48 millones de dólares se echan a perder por culpa de aquellos suscriptores de servicios de streaming, como Hulu, que comparten sus contraseñas con personas que no han contratado el servicio.

Por otro lado, otros 1.100 millones de dólares caen en saco roto como consecuencia del llamado ‘malvertising’, es de decir, a raíz del camuflaje de distintos tipos de malware en diferentes formatos publicitarios, que redirigen a los internautas a páginas web que no pretendían visitar con el objetivo de aumentar el mencionado tráfico fantasma y el temido spyware.

En el cálculo de esta cifra se han contemplado los 781 millones de dólares que se desperdician por culpa de los bloqueadores de anuncios. IAB ha unido ambos problemas ya que "los internautas instalan ad blockers en sus dispositivos por cuestiones de seguridad, así como para evitar el malware".

Los costes asociados a la investigación, eliminación y documentación de los incidentes ocasionados por la publicidad maliciosa ascienden a 204 millones de dólares. Para tratar de reducir la cifra perdida por este tipo de conflictos online, la compañía Ernest & Young (EY) afirma que es imprescindible “potenciar algunas prácticas en el negocio”. En concreto, Nick Terlizzi, socio de EY, aconseja “conocer a los socios de la cadena de suministros e investigar nuevas relaciones potenciales con otros agentes de la industria”.

La conclusión principal que arroja el estudio de IAB es que es necesario pasar a la acción con rapidez. Los marketeros deben unir sus fuerzas y luchar contra la corrupción en el ecosistema publicitario online.

Te recomendamos

Eficacia

Atresmedia

ADN by DAN

icemd

Compartir