Digital

A los cupones online les crece la nariz, como a Pinocho

El negocio de los cupones de descuento en internet crece como la espuma. Da igual que sean viajes, reservas hoteleras, cortes de pelo, masajes, operaciones de cirugía estética o incluso reducciones de estómago. En este floreciente negocio cabe todo y a precio de ganga. Pero, ¿es verdaderamente oro todo que reluce en los cupones de descuento online? Un reportaje de la televisión alemana MDR se adentra en los bastidores de este negocio y pone al descubierto que los cupones online pueden ser a veces muy "mentirosos".

A diario se venden en Alemania entre 20.000 y 30.000 cupones de descuento a través de internet. La mayoría promete descuentos de entre el 50 y el 80% para todo tipo de productos y servicios. En vista del creciente interés de los internautas por esta nueva manera de ahorrar, cada vez más portales, tanto grandes como pequeños, se están especializando en el lucrativo negocio de los cupones online. Cada cupón vendido representa una ganancia por los portales especializados en este tipo de servicios. Sin embargo, detrás de esta ganancia se esconde a menudo una víctima: el cliente. Ante el creciente número de abusos detectados en los portales de cupones online, las organizaciones de consumidores están comenzando a alertar sobre la necesidad de analizar con detalle las condiciones de venta de los cupones online y evitar así posibles engaños.

El modelo de negocio de cupones online descansa sobre tres pilares: el cliente, aquel que va a la busca de “gangas” en internet, el proveedor, aquel que quiere dar a conocer sus productos y servicios con la esperanza de ganar nuevos clientes, y el propio portal online, aquel que pone en contacto a proveedores y clientes.

En esta relación a tres bandas, el gran perjudicado es en ocasiones el cliente, que recibe productos y servicios de menor calidad a la anunciada en un principio en el cupón de descuento. ¿El resultado? Las múltiples quejas sobre la calidad de las ofertas realizadas a través de portales online de cupones de descuento.

Aunque este tipo de portales se preocupa generalmente de analizar la oferta de los proveedores y evaluarla de manera objetiva, lo cierto es que los productos y servicios que llegan finalmente al consumidor no cumplen siempre lo prometido.

Para demostrar que a los portales online de cupones de descuento les crece a veces la nariz como una Pinocho, el reportaje de la MDR proporciona algunos de ejemplos de las “mentiras” de este tipo de servicios. Uno de estos ejemplos es cupón de descuento por valor de 199 dólares para comprar un portátil con un precio de mercado de 1.744 euros. En la descripción del producto aparece la palabra “refurbished”, pero no se dan más explicaciones al respecto. Viendo que están ante una oferta imposible de rechazar, cientos de clientes compran el cupón para descubrir después la “trampa”. Los no familiarizados con la lengua de Shakespeare han adquirido el cupón sin saber que la aparentemente inofensiva palabra “refurbished” significa que el portátil se trata de un dispositivo de segunda mano.

Tras pasar por los manos de un especialista en informática, el reportaje de la MDR constata que el ordenador está efectivamente usado, que funciona correctamente, pero que tiene un valor máximo de mercado de 200 euros. El informático constata además que el ordenador tuvo una vez un valor de 1.800 euros, pero de ello han pasado ya cinco años.

La marca proveedor del ordenador asegura que su intención inicial era indicar en la oferta que el portátil tenía un valor de mercado de 239 dólares. Sin embargo, el portal online de cupones consideró que un descuento del 20% era poco atractivo y prefirió comparar el valor del cupón con el precio del portátil hace cinco años.

De todos modos, no sólo los consumidores son víctimas de las mentiras de los cupones de descuento. El reportaje de la MDR recoge varios ejemplos de proveedores para los cuales la comercialización de cupones de descuento en portales online se ha convertido en una auténtica pesadilla. Es el caso de una peluquería berlinesa que vendió 2.000 vales de descuento que incluían corte, peinado y tiene por apenas 50 euros. Lo malo es que los vales eran únicamente válidos durante 24 días y la peluquería no pudo satisfacer la demanda, viendo de esta manera peligrar su negocio.

Te recomendamos

Eficacia

Atresmedia

ADN by DAN

icemd

Compartir