Digital

A Microsoft le salen "rana" sus inversiones en publicidad online

Ensayo y error. Está parece ser la estrategia de Microsoft en el mercado de la publicidad online. Si hace sólo unos días el gigante del software sorprendía a propios y extraños con la compra por 1.200 millones de euros de la red social para empresas Yammer, ahora la empresa de Redmond vuelve a acaparar titulares al reconocer públicamente que la compra hace cinco años de aQuantive, la compañía que supuestamente la iba a catapultar al estrellato en el sector de la publicidad online, fue en realidad completamente inútil.

Microsoft compró aQuantive en 2007 por la friolera de 6.300 millones de dólares. Esta adquisición, que se convirtió en su momento en la más grande de toda la historia de la compañía –fue superada el año pasado por la compra de Skype por 8.500 millones de dólares–, continúa siendo un lastre para Microsoft y ello se deja notar en sus últimas cuentas trimestrales, en las que el gigante del software deprecia en 6.200 millones de dólares los activos de sus servicios online.

Esta depreciación supone un grave varapalo para Microsoft, que al fin y al cabo compró aQuantive con la intención de hacerse un hueco en el disputado mercado de la publicidad online, dominado en la actualidad por Google y por Facebook.

En todo caso, el hecho de que Microsoft haya decidido depreciar los activos de sus servicios online en prácticamente la misma cantidad que desembolsó en su día por la compra de aQuantive supone el reconocimiento implícito de que esta adquisición fue en realidad un completo fiasco.

Y lo cierto es que a Microsoft le está costando despegar en el mercado de la publicidad online. Durante los tres primeros trimestres de su último ejercicio fiscal, la división online de la compañía acumuló pérdidas operativas de más de 1.400 millones de dólares. Durante el mismo periodo del año anterior, las pérdidas ascendieron a los 1.900 millones de dólares.

Te recomendamos

A3

ADN

Navidad

Recopilatorio

Enamorando

Compartir