Digital

El ad blocker es el malo de la película, sí, pero tiene el poder

niño 300Con 220 millones de usuarios en todo el mundo los ad blockers se han vuelto uno de los principales problemas para los marketeros y cuya solución no parece estar cerca. Muchas han sido las vías tomadas por medios y profesionales del sector para disminuir los perjuicios causados, desde educar al usuario haciéndole ver la necesidad de la publicidad para el sustento del contenido gratuito hasta la justicia. Sin embargo, nada de esto ha surtido efecto.

Y es que ya se sabe, hecha la ley hecha la trampa. En octubre de este mismo año Axel Springer prohibió la visualización de sus contenidos a aquellos usuarios que hiciesen uso de los bloqueadores. Pero poco menos de 24 horas tardó AdBlock Plus en ofrecer alternativas a sus clientes para acceder a él aunque finalmente, la vía legal dio la razón al medio alemán obligando a eliminar este servicio.

No obstante, los más perjudicados son los pequeños medios que, con pocos recursos, ven como los mensajes que piden a los lectores desactivar los ad blockers son también bloqueados sin poder hacer nada al respecto.

Pero el problema va más allá pues, el programa ha avanzado en sofisticación añadiendo más herramientas que permiten una mayor precisión llegando a bloquear los botones de donación de las webs, los contadores de visitas y las herramientas analíticas.

A través de esta nueva regla de "bloquear todo", AdBlocker se ha hecho con el poder del mundo editorial y publicitario consiguiendo que muchos medios paguen a la compañía para ser incluidos en la llamada "lista blanca" que les posibilita seguir ofreciendo la publicidad. Un soborno en toda regla.

Ante esta situación los medios tienen dos opciones, por un lado, ofrecer el contenido gratuito sin publicidad, con la consecuente caída en sus ingresos y por otro, establecer el modelo de negocio de paywall, blindando así sus contenidos y generando ingresos por suscripción con el perjuicio a aquellos usuarios que no utilizan el bloqueo.

Aunque este panorama pueda parecer catastrófico, los medios tienen la oportunidad de dar un giro a sus estrategias centrándose en las experiencias de usuario, la privacidad y otros elementos que ofrezcan argumentos a la audiencia para dejar atrás el bloqueo. Hasta entonces, AdBlocker tiene el poder.

Te recomendamos

Eficacia

Atresmedia

ADN by DAN

icemd

Compartir