Digital

Adigital defiende a los usuarios y la economía colaborativa tras el expediente a Blablacar

Sparschweine Gruppe - Geld sparen / 3D IllustrationLa sucesiva aparición de nuevos servicios de economía colaborativa es consecuencia de la evolución natural de la tecnología y, lo cierto es que su llegada al mercado español ha supuesto una alegría para numerosos usuarios que les han dado una gran acogida.

Sin embargo, compañías como Blablacar o Airbnb, no han sido del agrado de todos, en especial de los colectivos de taxistas y hoteleros que se han puesto en pie de guerra por el miedo al impacto negativo que pueden causar en sus negocios.

Y parece que las autoridades se han rendido ante sus plegarias a juzgar por las últimas medidas que la Comunidad de Madrid o el Ayuntamiento de Barcelona están tomando para protegerlos.

Esta misma semana conocíamos la resolución desfavorable del expediente administrativo de Blablacar en la Comunidad de Madrid, que ratificaba la acusación sobre la carencia de licencia habilitantes para ofrecer sus servicios de viajes compartidos.

Así, basándose en lo establecido por la Comisión Europea sobre plataformas online y la economía colaborativa, la resolución argumenta su decisión.

"Si bien es cierto que la Comisión destaca que existe la posibilidad de que dichas plataformas vayan más allá de la mera intermediación y sean consideradas prestadoras del servicio subyacente y, en tal caso verse sujetas a la normativa sectorial correspondiente, hay que tener en consideración que los criterios claves que señala la Comisión para establecer esa condición son la fijación del precio, la existencia de instrucciones obligatorias para la prestación del servicio o que los activos que estén dirigidos a la prestación del servicio (el vehículo en este caso) sean propiedad de la plataforma. En el caso de Blablacar, resulta sencillo comprobar que ninguno de estos tres criterios se cumple por lo que, siguiendo el criterio de la Comisión, deberíamos considerar erróneo plantear la actividad que ejerce esta plataforma como incluida dentro de las actividades de transporte, en lugar de la actividad de un mero intermediario de la sociedad de la información, exigiéndole para ello el título habilitante que solamente corresponde a las empresas que en efecto prestan ese servicio de transporte".

Ante este hecho, la Asociación Española de la Economía Digital, Adigital, ha reaccionado a través de un comunicado en el que expresa su desaprobación y se muestra preocupada por “lo que consideramos una notable falta de comprensión por parte de la Administración sobre los modelos colaborativos o bajo demanda prestados a través de plataformas digitales”.

Además, señalan que este tipo de empresas se rigen por la Ley de Servicios de la Sociedad de la Información y añaden que no creen que "la solución, en ningún caso, pase porque las administraciones impongan barreras, sanciones y obligaciones, sino por facilitar que los ciudadanos puedan ofrecer servicios a través de estas plataformas".

Adigital defiende así la libre competencia del mercado, posicionándose del lado de los más de 3 millones de usuarios con los que cuenta Blablacar y protegiendo el derecho de los consumidores a decidir si quieren hacer uso de estos servicios.

Te recomendamos

A3

ADN

Navidad

Recopilatorio

Enamorando

Compartir