Digital

Publishers y agencias toman medidas contra el fraude en programática

"ads.tx": la herramienta contra el fraude que ha convencido a más de 3.500 publishers

El fraude en la publicidad programática es uno de los negocios más rentables para los cibercriminales y uno de los más graves perjuicios para la industria.

Este tipo de compra de espacios se ha convertido en la nueva norma en el ámbito digital pero, a día de hoy, a pesar de que la mayoría reconoce su potencial, son más sus inconvenientes que ventajas.

El aumento de las malas prácticas ha llevado a que la industria comience a reaccionar para intentar luchar contra el fraude a través, por ejemplo, de ads.txt, sistema por el que se amuralla la reventa no autorizada de inventario y la suplantación de dominios.

Aunque este sistema aún está dando sus primeros pasos, son muchos los medios que han apostado por adherirse a él. The Guardian, The Financial Times, News UK, The New York Times, Fox News, El Mundo o El País son algunos de los que ya lo han implementado, según recoge Dircomfidencial.

Con la creación de un fichero que contenga las plataformas autorizadas para comercializar la publicidad y su subida a un servidor, los publishers han colocado la primera piedra del muro que pretender crear para frenar el fraude en el mundo online.

Pero también las agencias comienzan a sumarse a esta iniciativa. Algunas como GroupM han señalado la importancia de que estos agentes de la industria adopten el sistema para crear un entorno seguro y trasparente de compra publicitaria.

Sin embargo, el escaso porcentaje que representa la compra programática para la mayoría de los publishers, que siguen vendiendo de forma directa, supone un freno hacia la construcción de un ecosistema seguro.

Así, aunque con paso lento pero seguro, son cada vez más los medios que se han adherido a este sistema, ya van 3.500, para luchar contra el lado más oscuro de un negocio que pierde 6.500 millones de dólares al año por culpa del fraude.

Te recomendamos

Eficacia

Atresmedia

ADN by DAN

EL OJO

Compartir