Digital

Airbnb cumple con su palabra y retira de su web 1.036 pisos ilegales en Barcelona

La plataforma de alquiler de viviendas vacacionales, Airbnb, ha decidido tomar precauciones y retirar de su web los 1.036 pisos turísticos ilegales que el Ayuntamiento de Barcelona le exigió eliminar como mucho en un mes, un plazo que terminaba a finales de agosto.

Así lo ha anunciado la teniente de alcalde de Ecología, Urbanismo y Movilidad de la ciudad, Janet Sanz, que ha añadido que este acto "confirma el punto de inflexión y la buena voluntad de continuar trabajando con el Ayuntamiento en esta dirección".

Además, se espera que Airbnb continúe retirando a partir de septiembre todos los pisos que indique el Ayuntamiento, mientras se desarrolla paralelamente un software que impida ofertar un piso turístico si no se introduce el número de registro en la web, algo en lo que también trabajan muchas otras grandes plataformas dedicadas al alquiler temporal de viviendas.

"Es lo que garantiza que la oferta de pisos turísticos ilegales decrezca y que estos pisos estén al servicio de los vecinos y no del lucro vinculado a una actividad turística que no cumple la legalidad", ha añadido Sanz, recordando que cerca del 15% de los pisos turísticos ilegales son ofertados y gestionados por inquilinos y no por el propietario del piso, algo totalmente ilegal.

Esto forma parte de las precauciones tomadas en el Plan de choque, que tiene como objetivo acabar con los pisos turísticos ilegales, y que se inició hace un año. Este proyecto ha abierto, desde entonces, un total de 6.197 expedientes disciplinarios de pisos irregulares, de los cuales 3.473 han sido expedientes sancionadores. Además, se han dictado 2.332 órdenes de cese y 145 precintos.

Son muchos los ciudadanos implicados en esta labor, de hecho, el Ayuntamiento ha recibido más de 3.000 quejas y reclamaciones a través de la web, y otras 4.500 con el teléfono gratuito. La teniente ha recordado, además, que solo en Barcelona hay entre 5.000 y 6.000 pisos turísticos ilegales que perjudican a la convivencia en los barrios y hacen competencia al derecho a la vivienda.

Aún queda mucho por hacer, y así lo ha reconocido Sanz, pero sin embargo, parece que la situación va cambiando y cada vez son menos los pisos ilegales de Barcelona.

Te recomendamos

A3

ADN

Recopilatorio

Enamorando

Compartir