Digital

Alexa pone la oreja a una conversación, la graba y la comparte

Alexa es una "chismosa" de tomo y lomo: graba una conversación privada y la comparte

Alexa, el célebre asistente de voz de Amazon, ha sido noticia al otro lado del charco por grabar una conversación privada y compartirla después con uno de los contactos de su propietaria.

alexaAlexa, el célebre asistente de voz de Amazon, es extraordinariamente “cotilla”. A sus oídos llegan todo tipo de conversaciones y no siempre es capaz de reprimirse, morderse la lengua y no decir sobre ellas ni pío (que es, por otra parte, lo que se espera de ella).

El asistente de voz de Amazon ha sido noticia al otro lado del charco por cometer un imperdonable desliz: ha grabado la conversación privada de una mujer y ha tenido la osadía de compartirla con uno de sus contactos sin su permiso.

La mujer, que se llama Danielle y vive en Portland (Estados Unidos), ha explicado al canal de televisión KIRO 7 News que Alexa (alojada en uno de los altavoces Amazon Echo de su familia) grabó una conversación de carácter privado y se la envío después a una persona de su lista de contactos.

El traspié cometido por Alexa fue puesto al descubierto cuando uno de los empleados del marido de Danielle en Seattle se puso en contacto con la pareja para hacerla partícipe de la indiscreción del asistente de voz, que había hecho llegar al hombre un archivo de audio grabado en el interior del hogar.

La conversación compartida por la buena de Alexa versaba en realidad sobre un tema muy poco jugoso y controvertido: los suelos de madera.

Danielle dispone de varios altavoces Amazon Echo Dot en su hogar y fue uno de ello el culpable de la tropelía. Se da la circunstancia de que Danielle y su esposo habían bromeado en varias ocasiones sobre la posibilidad de que estos gadgets escucharan lo que decían. No esperaban, eso sí, que su indiscreción pudiera llegar tan lejos.

Tras conocer el incidente, Danielle y su familia se pusieron en contacto con Amazon para reclamar explicaciones sobre lo acontecido. Y un ingeniero del equipo de Alexa confirmó que se había producido efectivamente el incidente de marras.

En comunicado remitido a KIRO 7 News Amazon dice tomarse muy en serio la privacidad de sus usuarios. “Investigamos qué sucedió y determinamos que esto era un hecho extremadamente raro. Estamos tomando medidas para evitar que esto suceda en el futuro”, señala la empresa liderada por Jeff Bezos.

“Sentí que mi intimidad había sido invadida”, recalca, por su parte, Danielle. “Nunca volveré a enchufar Echo Dot, no puedo volver a confiar en este dispositivo”, añade la mujer, que espera que Amazon le devuelva el dinero de los altavoces inteligentes que tiene en su casa.

Para evitar deslices similares a aquel del que fue víctima Danielle es recomendable apagar el micrófono del altavoz. Aun así, esta opción no resulta tampoco demasiado cómoda, puesto que hay que volver a encender el micrófono si el usuario desea realizar una consulta a Alexa.

Te recomendamos

Cannes

Mundial

JCDecaux

Katapult

Atresmedia

Compartir