líderes en noticias de marketing, publicidad y marcas

Amazon desvía sus ventas a Luxemburgo para "regatear" a Hacienda en España

Amazon ha decidido reorganizar su actividad en España tras comprar Buyvip y la apertura de su tienda online española. La compañía ha transformado Buyvip en una empresa de servicios bajo el nombre de Amazon Spain Services y la ha adelgazado para llevarse las ventas a Luxemburgo.

Esto es una copia del esquema de Amazon Spain Fulfillment, su otra sociedad que incluso se acoge al régimen de pymes para tributar menos gracias al reducido tamaño que tiene por no facturar sus ventas en España. Otras grandes firmas tecnológicas también hacen esto para minimizar los impuestos que pagan por los beneficios que obtienen en el mercado español, como por ejemplo Apple y Google.

La compañía fundada por Jeff Bezos, el magnate que acaba de comprar The Washington Post, admite en su informe anual que paga menos impuestos sobre beneficios por sus operaciones europeas gracias a tener su base en Luxemburgo. La estructura que ha elegido para lanzar su tienda online en España responde a ese objetivo. Pese al éxito de su lanzamiento comercial, la filial de Amazon declaró en 2012 pérdidas contables de 54.329,8 euros, según las cuentas depositadas en el Registro Mercantil.

Amazon Spain Fulfillment se constituyó con el nombre de Amazon.com Spain en 1998, pero permaneció casi sin actividad hasta finales de 2011. Aunque inicialmente su objeto social era el comercio por internet, incluyendo la venta de libros, CD, DVD, juegos de ordenador y software, luego cambió ese objeto a la prestación de «servicios de soporte corporativo», fundamentalmente a empresas del grupo. Ese cambio era la forma implícita de reconocer que la compañía no pensaba facturar en España sus ventas en el mercado español.

La cifra de negocios declarada por la empresa fue de 10,59 millones de euros. El beneficio antes de impuestos es de 129.611,7 euros. Sin embargo, la compañía declara pérdidas netas porque parte de sus gastos no son deducibles fiscalmente, lo que lleva a que la partida contable de impuesto sobre beneficios sea de 183.941,63 euros. En los impuestos, los 533.527 euros aportados por los planes de acciones no se consideran gastos deducibles. Además, hay otras diferencias temporales de 198.094 euros, con lo que la base imponible o resultado fiscal es de 861.233 euros.

Como la empresa se considera «entidad de reducida dimensión», tributa al 25% sobre los primeros 300.000 euros y al tipo general sobre el resto. Además, al tratarse de una empresa pequeña, no está obligada a auditar sus cuentas ni a elaborar informe de gestión.

Al mismo tiempo, la compañía ha empezado a vaciar la ahora llamada Amazon Spain Services, para aplicarle ese mismo esquema.

 

HTC utiliza los superpoderes de Robert Downey Jr. en su nueva campaña publicitariaAnteriorSigueinteLas cinco claves sobre el posible nuevo iPhone: ¿de colores, low cost, con una cámara de 12 megapíxeles?

Noticias recomendadas