Digital

Amazon Echo podría hacer mucho más de lo que pensamos y las marcas lo adorarán

Amazon EchoHace ya algunos meses que Amazon presentó Echo, el dispositivo asistente por voz que no ve, pero que todo lo oye, literalmente. Aunque a priori, podía parecer que su utilidad era la misma que la de un bonito pisapapeles de 199 dólares (o 99 dólares para los usuarios premium), poco a poco se van desvelando las oportunidades de marketing que entraña este artículo.

Este dispositivo y sus homólogos podrían transformar la forma en la que las personas interactúan con los medios de comunicación o con los electrodomésticos, entre otras cosas. Pero además de ser un útil gadget, no es de extrañar que algún día pueda convertirse en un miembro más de la familia (salvando las distancias).

Amazon Echo es un cilindro negro, de nueve pulgadas de altura, que requiere la sincronización con un dispositivo móvil a través de Wi-Fi o Bluetooth para que pueda conectarse a una red inalámbrica. Una vez seleccionado el nombre del dispositivo (solo dispone de dos elecciones por ahora, Alexa o Amazon), basta con pronunciar su nombre y un anillo que rodea la parte superior de la Echo brillará con una luz azul a la espera de recibir una orden.

Por ahora la lista de opciones es reducida. Por ejemplo, le puede informar sobre la situación metereológica local, añadir productos en su lista de la compra de una aplicación adicional, o poner música rock clásica de Amazon o reproducir sus propios archivos de música almacenada. También puede buscar información en servicios como Wikipedia, establecer un temporizador, crear recordatorios o responder a otras solicitudes.

Frente a un reconocimiento de voz altamente impresionante, cuenta con unos comandos un poco decepcionantes, y ofrece fallos, como por ejemplo a la hora de reproducir música almacenada o en streaming, ya que el dispositivo no es capaz de diferenciar ambas peticiones, aunque no es nada que no se pueda solucionar con una próxima actualización de software.

Pero lo que más resalta es su potencial. Es fácil imaginar un futuro cercano en el que Echo pueda responder a ciertas solicitudes, como: "Por favor, apaga las luces y baja la temperatura unos grados"; "Recomiéndame una comedia para ver en Amazon Prime"; ¿Qué artículos de mi lista de la compra están a la venta?"; "Añade a mi carrito de compra los ingredientes que necesito para hacer un pastel de cumpleaños de chocolate desde cero y que me lleguen a las 17 horas"; "Dame sugerencias de regalos para el cumpleaños de mi hija"; o "Compra el libro 50 Sombras de Grey para añadir al Kindle de mi madre". Detrás de algunas de estas cuestiones se pueden esconder respuestas de naturaleza comercial, y teniendo en cuenta el creciente negocio de publicidad de Amazon, las recomendaciones patrocinadas deberían ser parte de su hoja de ruta para hacer de Echo un generador de beneficios aún mayor.

Otra faceta llamativa de Echo es su cualidad para camuflarse y apenas ser perceptible en una habitación. Con Echo en el fondo de una estancia, hacer algo es prácticamente tan simple como pensarlo. Por ejemplo,imagínese en una comida en la que no quiere tener ningún dispositivo que le entretenga y su pareja le pregunta "¿se ha acabado el leche?". Su respuesta fácilmente podría ser "Sí, pero Alexa por favor, recuérdame mañana que compre leche". Es mucho más rápido que coger el teléfono, buscar una aplicación y añadir esta tarea a su lista de cosas que hacer.De alguna manera, Echo se convierte brevemente en parte de la conversación.

Pero Echo no es el único jugador en este mercado. Cada pocos meses, aparece un nuevo asistente por voz entre los proyectos populares de plataformas de crowdfunding, como Kickstarter o Indiegogo. Cada uno tendrá diferentes servicios, pero probablemente todos sirvan para fines similares, y estos dispositivos se harán mucho más populares a medida que las casas sean más inteligentes y estén más conectadas. Si Amazon lo hace realmente bien, Echo podría llegar a ser el iPhone o las Google Glass de su categoría, es decir, la primera en hacerse popular y dominar el mercado, o bien el participante que define los canones de una categoría.

La activación por voz en el hogar tiene sentido y puede funcionar, y a medida que se haga más popular, podría incluso hacerse con parte del tiempo que la gente invierte usando los dispositivos. Alexa y sus compañeros van a empezar a influir en la forma en la que las personas consumen medios o realizan compras, así que llegó la hora de que los "marketeros" se hagan amigos de Echo para que los consumidores elijan su marca antes que la de sus competidores.

Te recomendamos

Eficacia

Atresmedia

ADN by DAN

icemd

Compartir