Digital

Los ocho países amazónicos no ceden ante Amazon

Amazon se enfrenta a ocho países por el dominio .amazon

Hace siete años, Amazon solicitó al ICANN el dominio .amazon, pero los países amazónicos piden una gestión compartida para controlar cómo se utiliza.

amazon-amazonia

Amazon, la compañía más valiosa en bolsa en todo el mundo, se enfrenta a ocho países sudamericanos por el dominio .amazon. Es decir, por quién gestiona y cómo utiliza en internet el término Amazonia en inglés.

El pleito empezó hace siete años, cuando Amazon Inc., el gigante del comercio electrónico, solicitó al ICANN (Internet Corporation for Assigned Names and Numbers), que es el organismo que decide cómo se reparten los dominios, que se lo adjudicara en exclusiva.

Los países afectados no piden el dominio .amazon para ellos, sino que reclaman una gestión compartida para tener control sobre cómo se utiliza. El enésimo plazo que les concedió el ICANN para ponerse de acuerdo venció el domingo pasado.

En esta batalla, el ICANN ha intentado mediar, sin éxito. "Para nosotros, tiene un interés histórico, cultural… Existe el sentimiento de que se pierde la propiedad en internet de algo que es nuestro desde hace siglos", explica el embajador Achilles Zaluar, director del departamento de promoción tecnológica del Ministerio de Exteriores de Brasil.

"Nadie discute la marca ni los intereses comerciales de la empresa, sino el territorio digital"

Es precisamente en Brasil donde se ubica la mayor parte de los siete millones de kilómetros cuadrados de la Amazonia (casi el doble de la superficie de la Unión Europea). "Nadie discute la marca ni los intereses comerciales de la empresa, sino el territorio digital", recalca.

"Nosotros queremos el derecho a objetar si surgen divergencias (sobre el uso de los dominios) y queremos poder acudir a un arbitraje independiente", precisa en referencia a los ocho países: Bolivia, Brasil, Colombia, Ecuador, Guyana, Perú, Surinam y Venezuela, agrupados en la Organización del Tratado de Cooperación Amazónica (OTCA).

Jeff Bezos, ahora el hombre más rico del mundo, buscaba un término que empezase por A, porque quería ser el primero en búsquedas alfabéticas. Finalmente bautizó a la compañía que creó con su entonces esposa, MacKenzie, con el nombre en inglés del río más largo del planeta porque pretendían crear la mayor librería online del mundo. Paradojas de la vida, Amazon ha crecido mucho, mientras que la Amazonia se ha ido reduciendo por la deforestación.

Amazon intentó convencer a los países amazónicos el año pasado con la promesa de cinco millones de dólares (4,4 millones de euros) en libros electrónicos Kindle y espacio de almacenamiento en la nube. Pero no aceptaron.

Hay que tener en cuenta que el litigo no es tanto por .amazon como por los llamados dominios de segundo nivel que podría generar, como .hotel.amazon o turism.amazon. Según el representante diplomático brasileño, "podría hacer creer a la gente que está avalado por las autoridades de la región, por ejemplo".

La adjudicación de los dominios geográficos requiere el visto bueno de las autoridades locales

El ICANN estableció hace ya muchos años las reglas básicas de uso de los dominios por las que una empresa o un particular no podrían quedarse con el dominio de un país, por ejemplo. Y la adjudicación de los dominios geográficos requiere el visto bueno de las autoridades locales.

Sin embargo, cuando Amazon Inc. pidió gestionar en solitario .amazon, el término no fue considerado geográfico porque "las traducciones no están contempladas", explica Rodrigo de la Parra, vicepresidente de ICANN para América Latina y el Caribe. La batalla es por el término en inglés, no por las denominaciones originales Amazonia o Amazonas.

De la Parra admite que tienen entre manos uno de los pleitos más relevantes para este organismo técnico e independiente y también de los más largos, pero no único. Existen unas 1.200 peticiones para usar dominios con fines comerciales.

El ICANN medió sin éxito durante un año

"Ha pasado tanto tiempo porque premiamos el consenso. Nosotros somos neutrales", recalca de la Parra, uno de los vicepresidentes de este organismo que incluye representantes de Gobiernos, del sector privado y de la comunidad tecnológica. Añade que el ICANN medió sin éxito durante un año antes de poner varios plazos en los últimos meses, que las partes han incumplido.

El ultimátum fue pedir a la compañía "una propuesta que respetara las preocupaciones genuinas de los países de que respetará el legado de los países amazónicos". La misiva, de 26 folios, no satisfizo a los países, que respondieron en dos folios pidiendo más tiempo para intentar alcanzar un acuerdo con el gigante del comercio.

El directorio de ICANN, formado por 21 personas, podría tomar la decisión final o ampliar, una vez más, el plazo. El embajador brasileño Zaluar sostiene que si da la razón a la empresa Amazon sentará "un precedente muy malo" y aventura que las plumas Mont Blanc pueden ser las próximas.

Te recomendamos

Cannes

Outbrain

FOA

rakuten

Compartir