Digital

Analizamos el impacto de los emoticonos en la conversación de la era 2.0

emoticonosEmoticonos y mensajería instantánea. Un binomio propio de la comunicación en plena era digital, patente en infinidad de conversaciones en la red. Cuesta imaginar una conversación amigable sin imágenes gráficas que ilustren el mensaje. Aunque varios estudios señalan que los emojis podrían limitar la capacidad de expresión de los usuarios.

No pocos apuntan a los emoticonos como culpables de la simplificación de los mensajes. También los tachan de ser el desencadenante de una limitación en la riqueza expresiva. Y algo de razón tienen. Un estudio de la Universidad de Bangor recopilado en El Mundo concluyó que el 72% de los británicos siente que se expresa mejor con emojis.

Hemos de considerar que la conversación online carece del componente no verbal tan necesario en la comunicación. Los usuarios no pueden modular la entonación, valerse del lenguaje corporal ni comunicarse por expresiones faciales. Y los emoticonos pueden compensar tales carencias.

"No son estrictamente hablando un idioma como el inglés o el español. Pero nos guste o no, los emojis son la forma de comunicación más global" declaraba Vyv Evans, profesor de lingüística de la citada Universidad de Bangor.

Aunque no conformen ninguna lengua, la importancia de estos simbolitos es tal que el prestigioso diccionario Oxford no dudó en otorgar la palabra del año precisamente a un emoticono.

Ahora bien, imágenes visuales como las caritas, los gestos o la comida no siempre facilitan la conversación. De hecho, un estudio alternativo muestra que tanto los emoticonos como la carencia de ellos fomentan los celos y malentendidos. Las mujeres perciben cierto coqueteo por parte de sus parejas si envían emojis a otras féminas. Mientras que los hombres sienten celos cuando no ven emoticonos en los mensajes de sus parejas a terceros.

Tampoco es recomendable el uso de imágenes en las situaciones formales, pues restan algo de profesionalidad. Además, los expertos desaconsejan emplear emoticonos para ilustrar frustración y otros sentimientos negativos, si bien pueden servirse de ellos en situaciones cómicas, irónicas y positivas.

Te recomendamos

A3

ADN

Navidad

Recopilatorio

Enamorando

Compartir