Digital

Aporte valor con la creación de contenidos y olvídese de vender o verá desaparecer a sus clientes

images-2Las redes sociales se han convertido en unas de las absolutas protagonistas de nuestras vidas. Plataformas que han cambiado la forma en la que nos comunicamos, relacionamos e informamos haciendo que nuestros hábitos y necesidades se hayan transformado.

De esta forma, los medios sociales y las páginas web ofrecen a las marcas un nuevo entorno comunicativo a través del que poder dirigirse a sus clientes. Un mundo de posibilidades que no todas las marcas y empresas están aprovechando al 100%.

Juan Merodio, uno de los mayores expertos de España y Latinoamérica en el terreno del marketing digital y las redes sociales, ha recogido en su blog una entrevista realizada en el workshop Identidad Digital y Reputación Online celebrado en Quito (Ecuador) el pasado 26 de febrero en el que hace interesantes reflexiones sobre la comunicación online.

Las empresas aúnan esfuerzos y destinan parte de sus presupuestos a la construcción de una buena reputación online. Esta se ha convertido en la actualidad en una de las mejores cartas de presentación pero existe una dicotomía sobre a dónde deben dirigirse: ¿redes sociales o web corporativa?

Merodio explica que “ambas son necesarias y complementarias” destacando que, a la hora de seguir un orden, es primordial situar en primer lugar nuestra página web ya que esta es la imagen de nuestra empresa y la puerta a través de la que los consumidores descubren nuestro negocio.

Apunta a que esta “será apoyada con los perfiles en redes sociales que actúan como herramientas viralizadoras de contenidos y como canales de comunicación directa con los usuarios”. Es necesario que las marcas planifiquen de forma muy detallada sus estrategias con un objetivo claro a batir ya que, en palabras de Merodio, es la creatividad y no tanto el presupuesto lo que marca la diferencia a la hora de conseguir una presencia más activa.

Hablando con sinceridad, las redes sociales no son las únicas protagonistas ya que las aplicaciones han conseguido hacerse un hueco entre los intereses de los usuarios y, lo más importante, su tiempo.

Cada vez son más las empresas que apuestan por el desarrollo de una aplicación propia. Pero no basta no querer lanzar una app. En el paso previo a su desarrollo debe preguntarse si esta es capaz de aportar un valor al usuario.

“Para mí las apps deben ofrecer recursos de utilidad a los clientes siendo un canal de información o ayuda relacionado con su negocio y siempre pensando que sí decidimos lanzar una app, paralelamente debemos ejecutar un plan de acción de posicionamiento de la app” recalca Merodio.

La conclusión más importante que se extrae de las reflexiones de Merodio es que “debemos olvidarnos intentar vender a los usuarios” apostando por la creación de contenidos que “ayuden a nuestros usuarios en diferentes canales”.

Te recomendamos

Eficacia

Atresmedia

ADN by DAN

icemd

Compartir