Digital

La aplicación Millie permite hacer donativos a organizaciones sin ánimo de lucro

La app Millie quiere hacer a los millennials más caritativos

Millie es una aplicación que pretende “enganchar” a los millennials a hacer aportaciones a organizaciones sin ánimo de lucro que encajen con sus intereses.

millie-app

Cuando uno abre la nueva aplicación de donativos Millie, disponible en la App Store, ve los perfiles de tres organizaciones que necesitan financiación. Cada una tiene una imagen y una descripción rápida para captar su interés. Si alguna de ellas le atrae, simplemente tiene que hacer clic para obtener más información y luego deslizar hacia la derecha para hacer un donativo. Puede elegir cuánto desea gastar y cerrar el trato automáticamente, gracias al dinero que haya cargado previamente en su cuenta.

Puede parecer una típica aplicación de citas, pero hay más: un temporizador en pantalla cuenta los días y los minutos que faltan para que esas ofertas sean reemplazadas por otras (verá un nuevo lote semanalmente). En el feed puede ver en tiempo real cuándo donan otros, y una página de perfil registra y muestra sus propias interacciones. Los donantes pueden compartir dinero dentro de la aplicación, y ganar insignias para generar rachas y otros buenos comportamientos.

Su propio nombre denota que la aplicación se dirige a los millennials. Combina muchas de las técnicas que ya se han hecho populares en otras aplicaciones, servicios de pago en línea y redes sociales. La fundadora y CEO de Millie, Rachel Klausner, que es a la vez millennial y diseñadora de productos, tuvo la idea después de darse cuenta de que muchos de estos ecosistemas en línea estaban absorbiendo tiempo y dinero de su propia vida, pero no necesariamente de una manera que mejorase el mundo de una considerable.

"¿Podemos hacer que las personas sean más proactivas y reflexivas sobre las donaciones?"

"La forma en que los millennials tienden a donar es a través de estas preguntas individuales aleatorias, de igual a igual", dice ella. Eso podría incluir, por ejemplo, una recaudación de fondos que se promociona en Facebook. Ella personalmente descubrió que el dinero que había destinado para donar a la caridad cada año se estaba gastando en formas que en realidad no le enseñaban más sobre ese mundo. "Es una donación muy reactiva. Y me preguntaba: '¿Podemos hacer que las personas sean más proactivas y reflexivas sobre las donaciones?'”

Klausner pensó que sí, pero solo si se reinventaba el proceso de donación. "Simplemente me fijé en todas las aplicaciones a las que los millennials eran más adictos y qué funciones son las que más atraen a la gente", dice. En Millie, los usuarios que cargan dinero en efectivo pueden especificar cuánto vale cada transacción (la cantidad predeterminada por cada movimiento es de cinco dólares).

El proceso de back-end está oculto para los usuarios, pero es bastante revolucionario: la compañía con sede en Boston trabaja con Infinity Benefit Foundation, una organización sin ánimo de lucro que proporciona a cada usuario acceso a un fondo designado por el donante.

"Básicamente, solo estamos creando una plataforma fácil de usar que se asienta sobre el fondo designado por el donante", dice Klausner. Para fines tributarios, Millie proporciona a los usuarios un recibo en el momento en que el dinero está cargado. La empresa propietaria de la aplicación se queda con el 5% de cada transacción, que es lo habitual en muchos servicios de donación online.

Klausner estima que la mayoría de los millennials donan poco menos de 500 dólares a la caridad, pero eso podría cambiar cuando se vuelvan más estables financieramente. Su objetivo inicial es captar aproximadamente la mitad de esa suma, por persona, pero lo más importante es crear un proceso que llegue a todos. "Donar a la caridad no es una transacción unidireccional", dice. "Los donantes están obteniendo algo a cambio. Están teniendo este sentimiento realmente bueno de aportar algo al mundo".

Te recomendamos

CONECTADOS

EVO Banco

Podcast

SomosQuiero

Atres

Compartir