Digital

El marketing online: de los clics a las relaciones

Del "aquí te pillo aquí te mato" al amor: la metamorfosis del marketing online en 5 claves

Harto de las aventuras de una sola noche que le procuraban los clics, el marketing online se aventura en una etapa en la que busca una relación seria y duradera con el internauta.

marketing onlinePuede que ahora esté decidido a sentar la cabeza, pero el marketing online viene de una era marcada por las aventuras de una sola noche. Hasta hace no mucho las marcas que cabalgaban a lomos del marketing online confundían la atención con el amor y buscaban (a toda costa) aquello a lo que endilgaban erróneamente la etiqueta de amor a través del ruido.

Internet se llenó entonces hasta la bandera de titulares convenientemente trufados de “clickbaiting”, de chillones banners y de ruidosos vídeos que se reproduccían automáticamente. ¿El objetivo? Que el internauta hiciera clic (y poco más).

Consciente de que el “aquí te pillo aquí no te mato” no conduce en realidad a ninguna parte (al menos a largo plazo), el marketing online quiere ahora conquistar el corazón del consumidor, con quien busca construir una relación lo más duradera posible.

En el tránsito del marketing online de los clics (inmaduros) a las relaciones (adultas) tienen una influencia determinante las claves que disecciona a continuación Lead Digital:

1. Paciencia y perseverancia

El “user journey” por el que transita el internauta hasta trabar una relación de verdad con las empresas que salen a su paso en la red de redes no difiere en realidad demasiado del viaje que emprenden quienes hincan el diente al amor. Todo comienza con un clic que eventualmente termina convirtiéndose en un “like” o un “follow” y acaba en el mejor de los casos en una suscripción o una venta (la antesala de una relación con ínfulas de tener recorrido en el tiempo). ¿El problema? Que las relaciones no se forjan de la noche a la mañana y son hijas del tiempo, la paciencia y la perseverancia.

2. Múltiples puntos de contacto

Hay unas cuantas empresas que son extraordinariamente buenas levantando los cimientos de relaciones duraderas con sus usuarios y sacando rédito (económico puro y duro) a tales relaciones. Hablamos de Google, Facebook, Amazon y Apple. Por eso muchas marcas se agarran como un clavo ardiendo a las plataformas de estos cuatro grandes para enamorar al internauta y entablar una relación duradera con él.

¿El problema? Que cobijarse única y exclusivamente bajo la sombra de Facebook y compañía para seducir al cliente es extraordinariamente aburrido. Facebook es sólo uno de los múltiples puntos de contacto de la relación que aspiran a construir anunciantes y clientes. Si la relación es deudora de un único punto de contacto, terminará languideciendo y eventualmente muriendo.

3. Comunicación

Toda relación está necesariamente apuntalada en la comunicación que fluye bidireccionalmente entre los amantes. Las marcas deben tomarse la molestia de escuchar con atención al internauta en cuyo corazón tratan de anidar. Y si niegan al internauta la oportunidad de conversar (quizás con la ayuda de la tecnología), las marcas están abocadas a quedarse compuestas y sin amor.

4. Relevancia

Para atraer la atención del internauta, hay agasajarle con cosas relevantes. Y para eso hay que tomarse la molestia de conocerle y radiografiar adecuadamente sus deseos, intereses y necesidades.

5. Online + offline

Los canales offline están llenos de telarañas a ojos de los entusiastas digitales más acendrados. Sin embargo, los encuentros entre marcas y clientes que tienen lugar al calor del mundo real son en realidad los más poderosos y los que terminan de afianzar las relaciones entre una y otra parte. Por mucho que algunos se empeñen en sostener lo contrario, el marketing online y el marketing offline hacen en realidad buenísimas migas y se necesitan mutuamente el uno al otro.

Te recomendamos

Eficacia

Atresmedia

ADN by DAN

icemd

Compartir