líderes en noticias de marketing, publicidad y marcas

Así es como el ad blocker de Apple conduce a los medios más pequeños a "echar el cierre"

closed 300La guerra de los ad blockers no ha hecho más que empezar y parece que es Apple la compañía dispuesta a encabezarla. Sin embargo, los expertos aseguran que los más perjudicados de esta batalla en el mundo online son los medios más pequeños que se quedan sin opciones a las que recurrir para obtener los ingresos con los que subsisten.

«Los consumidores han adoptado de manera exponencial los ad blockers para tomar el control de la experiencia de usuario y esto supone una verdadera amenaza para todo el ecosistema de medios», asegura Alia Lamborghini, senior vice president of North American sales en Millennial Media.

Además, el coste de los ad blockers no recae de igual manera en todos los medios y creadores digitales. Los medios más grandes suelen distribuir sus contenidos a través de aplicaciones para móviles en los que el ad blocker apenas tiene poder de acción. Pero las webs más pequeñas o los bloggers individuales que confían en la publicidad para subsistir no suelen tener más alternativas para mantener sus sites.

«Mientras los micropagos han sido un anhelo de los pequeños medios desde hace mucho tiempo pero la infraestructura actual no ofrece a los pequeños editores efectuarlos de manera eficaz», afirma Vlad Stein, cofundador y vicepresidente de AdGear y apunta que «la publicidad sigue siendo la forma más viable de micropagos para el contenido».

Esta situación ha provocado que muchos apuesten ya por eliminar los anuncios de sus sites. Peter Symmes, dueño del canal de YouTube The Cedar Workshop, es uno de ellos y argumenta su decisión en que no le resulta rentable.

Cuando comenzó el cana en el año 2013, Symmes generaba al mes entre 8 y 13 dólares al mes y sin embargo, actualmente «ya es mucho si consigo 1 centavo al mes», afirma Symmes.

Sin embargo, los costes de la web siguen siendo de 10 dólares al mes y la pérdida en los ingresos supone publicar vídeos cada dos semanas en vez de cada una o llevar a cabo un menor número de proyectos tal y como afirmaba en su blog.

Ante este panorama en el que, de momento, no hay una solución que satisfaga a todas las partes, las grandes empresas cuentan no solo con los recursos económicos sino con el apoyo de los consumidores que siguen reafirmando su rechazo a los anuncios.

Sin embargo, pocos piensan en los medios más pequeños que, al fin y al cabo son los verdaderos perjudicados.

 

El secreto más oscuro que guarda bajo llave el mundo de la publicidad ¿al descubierto?AnteriorSigueinteLa inversión publicitaria en televisión en Estados Unidos cayó un 4% en el último año

Noticias recomendadas