líderes en noticias de marketing, publicidad y marcas

¿Memes o verdades como puños?: así echa sus tentáculos la cultura de internet en el mundo real

Digital MarketingLa cultura de internet traspasa las fronteras de la red de redes

La influencia de la cultura de internet en el mundo real

¿Memes o verdades como puños?: así echa sus tentáculos la cultura de internet en el mundo real

Esther Lastra

Escrito por Esther Lastra

Mucho de lo que sucede al calor de la cultura de internet impacta en el mundo real y tiene, por ende, influencia en la vida de la gente.

Internet es mucho más que el lugar donde los más jóvenes consumen de manera compulsiva su contenido favorito. En la red de redes la Generación Z se siente parte de una comunidad global en la que internet termina echando anclas en su propia identidad. Es más que evidente que la denominada cultura de internet termina desarrollando ramificaciones en el mundo real. Y son esas ramificaciones las que la agencia Boomer coloca precisamente bajo los focos en un reciente estudio llevado a cabo en Alemania.

Para llevar a cabo su informe, llevado a cabo en colaboración con la empresa de investigación de mercados Appinio, Boomer entrevistó a 1.006 personas de entre 18 y 44 años y las confrontó con preguntas directamente emparentadas con la cultura de internet.

El 36% de las personas consultadas confiesa haber aumentado notablemente el tiempo invertido en internet desde el inicio de la pandemia. Más de la mitad dedica a la red de redes entre cuatro y doce horas al día, mientras que el 29% consagra a internet entre dos y cuatro horas diarias.

Sin embargo, no son solo las personas las que contribuyen a dar forma con su presencia a la vibrante cultura de internet. También las marcas juegan un rol preponderante en esa cultura mediante la organización de eventos virtuales y la creación de memes y contenido viral que disemina a la velocidad del rayo en los confines (absolutamente infinitos) de la red de redes.

Cómo pueden las marcas sacar rédito de la cultura de internet

Así y todo, el éxito de las marcas en los entornos digitales no está garantizado ni mucho menos. «Las numerosas subculturas de internet abogan por valores progresistas como la sostenibilidad, la justicia y la solidaridad, se comunican con sus propios códigos y defienden férreamente sus propios reductos digitales frente a influencias externas», advierten Johannes Ehrenwerth y Sebastian Galla, responsables de Boomers. En este sentido, «las marcas deben tomarse la molestia de escuchar con suma atención, entender la cultura de internet y aprender de ella. Si se las ingenian para destacar entre la multitud mediante una comunicación suficientemente auténtica y contenido revestido de valor añadido para la comunidad, el potencial es enorme. Ganarse la lealtad de la cultura imperante en la red de redes implica gozar de un lugar absolutamente inamovible en la vida diaria de millones de personas», añaden.

El humor en particular es un importante acicate para las marcas a la hora de sacar tajada a la cultura de internet. El 56% de los consumidores coincide en señalar que las marcas deberían comunicarse con ellos apoyándose en contenido de naturaleza divertida. El 42% considera que es relevante asimismo que las marcas procuren soporte al talento en la red de redes. En cambio, solo el 27% de las personas de entre 18 y 44 años cree que las marcas deberían mojarse en la arena de la política en internet.

En cuanto a las tendencias que está hoy por hoy en la cresta de la ola en internet, la mayor parte de los usuarios cita las criptomonedas, el bitcoin, la inteligencia artificial y los NFT. No en vano, el 45% de las personas consultadas en su estudio por Boomer ha desembolsado ya 500 euros o más en tokens no fungibles (NFT). En esta misma línea, el 47% ha adquirido también artículos in-game y el 35% ha hincado igualmente el diente a los bitcoins.

El hecho de que el 44% de las personas de entre 18 y 44 años puedan imaginarse renunciando a su trabajo si pudieran ganarse la vida y embolsarse emolumentos similares en universos virtuales como Fortnite, GTA o Minecraft. Y no solo eso. El 40% tiene el absoluto convencimiento de que algún día habrá trabajos reales basados en personajes de juegos.

«Además de su identidad real, en internet la gente se pertrecha de un homólogo digital y tiene además la posibilidad de expandir los límites de su personalidad física», señalan Ehrenwerth y Galla. «Mucho de lo que sucede al calor de la cultura de internet impacta en el mundo real y tiene, por ende, influencia en la vida de la gente», subrayan.

Por esta razón, y apoyándose en técnicas y fenómenos como los memes, los GIFs, los emojis y la propiedad digital, gamers, infuencers y creadores tienen con su contenido un profundísimo impacto (más grande que nunca) en el mundo real.

 

Laura Ruiz de Galarreta, nueva directora de Comunicación y Relaciones Institucionales de IKEA en EspañaAnteriorSigueinteDavid Lewis llega a Kroll para liderar el departamento de prevención de blanqueo de capitales

Contenido patrocinado