Digital

Así de estresante (y delirante) puede llegar a ser la realidad aumentada llevada al extremo

realidadLa realidad aumentada y la realidad virtual están llamadas a convertirse en las tecnologías de más relumbrón del futuro (tanto cercano como cercano). Pero, ¿hasta qué punto son útiles estas tecnologías de nueva hornada?

Su utilidad está aún por ver, pero lo cierto es que, llevadas hasta las últimas consecuencias, tanto la realidad aumentada como la realidad virtual se prestan a protagonizar espeluznantes películas de terror.

Así lo demuestra al menos Hyper-Reality, un corto de 6 minutos de duración firmado por el cineasta afincado en Londres Keiichi Matsuda.

En el vídeo, capaz de provocar toneladas y toneladas de estrés hasta a los más serenos de ánimo, proyecciones similares a hologramas se superponen sobre el mundo real y lo hacen muy a menudo totalmente irreconocibles.

El mundo real se desgaja de su naturaleza primigenia (y 100% analógica) para llenarse de anuncios, avatares, listas y notificaciones (virtuales) que ponen a prueba hasta límites insospechados la paciencia del espectador.

Filmado desde el punto de vista Juliana, una mujer de mediana edad, el corto Hyper-Reality es también una reflexión sobre el impacto de la gamificación en nuestras vidas. La urgencia de acumular puntos, tanto para completar determinadas tareas como para realizar compras específicas, dicta el comportamiento de Juliana y la lleva a verse involucrada en una serie de sucesos inesperados.

Te recomendamos

Energy Sistem

School

Podcast

BTMB18

Compartir