líderes en noticias de marketing, publicidad y marcas

Así fue como la prematura visión tecnológica de Prince le llevó a odiar las nuevas tecnologías

princeLa muerte de Prince, uno de los grandes iconos del pop, a los 57 años de edad no ha dejado a nadie indiferente. Muchos de sus fans han querido honrarle mediante las redes sociales compartiendo su música en un lamento conjunto por su ausencia. Pero para su sorpresa, estas no están disponibles ni en Apple Music, Spotify ni YouTube. ¿Qué le pasaba a Prince con las nuevas tecnologías?

Aunque pueda sonar paradójico, en un principio Prince fue todo un vanguardista en cuanto a todo lo relacionado con la tecnología. En 1997 se atrevió a lanzar un conjunto de 3 CD llamado «Crystal Ball» a través de internet convirtiéndose en uno de los primeros artistas que apoyaban el comercio electrónico, revela Adweek.

Cuatro años después lanzaba la NPG Music Club, una web oficial del artista destinada a vender toda su discografía. Sirviendo de inspiración para todo el mundo en 2006 ganó el premio Webby Award, que reconocía su compromiso con la venta de música online.

Sin embargo, parece que su pionero punto de vista llegaba demasiado pronto para el mundo. Ese mismo año, desanimado al no conseguir levantar las ventas a través de su página web, decidió cerrarla. La razón no la explicó hasta 4 años después. El icono del pop reveló al diario Daily Mirror que internet era algo así como la MTV «un día era- y de repente se convertía en obsoleta».

Ahí fue cuando el mundo comenzó a conocer la, hasta entonces oculta, cara de Prince que «aborrecía» la tecnología.

Un poco más tarde, en 2014, optaba por cerrar sus cuentas en Twitter o Facebook. Incluso ordenó eliminar sus vídeos oficiales de YouTube, llegando a demandar a 22 fans por subir a la plataforma una edición no autorizada de sus conciertos.

Por si esto fuera poco, en 2015 mandaba retirar todo su repertorio musical en Spotify y Apple Music al no estar de acuerdo con los sistemas de retribución de dichos servicios. Sin embargo, al mismo tiempo compartía toda su música en Tidal, una plataforma de música en streaming financiada por artistas como Jay Z o Beyoncé.

Al parecer, ese mismo año reculó y lanzó su último single «Stare» a través de Spotify, convirtiéndolo en la única canción del artista en la plataforma.

#futurizz 2016 saca pecho como la principal cita de transformación digitalAnteriorSigueinte5 claves para cocinar la idea perfecta #DandAD16

Noticias recomendadas