Digital

Prime Video es sinónimo de lucro (casi seguro) para Amazon

Así mete Amazon series y películas en vena a los (lucrativos) usuarios de Prime Video

Con las series y las películas emitidas en la plataforma de vídeo en streaming Prime Video Amazon ha hallado una fenomenal y lucrativa manera de atrapar nuevos clientes.

prime videoSobre las reproducciones de las series y las películas incluidas en la plataforma de vídeo en streaming Prime Video Amazon guarda un comedido silencio y se niega a soltar prenda. Sin embargo, la agencia Reuters ha publicado recientemente un informe que deja entrever algunos de los secretos celosamente guardados bajo llave por Prime Video.

En total Amazon cuenta en todo el mundo con 75 millones de clientes Prime que, como tales, tienen también acceso a los contenidos de Prime Video. Netflix, el gran rival de la empresa capitaneada por Jeff Bezos en el mercado del vídeo en streaming, dispone de 110 millones de clientes en todos los rincones del planeta.

De particular interés es poner nombre y apellidos a los “shows” con los que Prime Video logra hacer morder el anzuelo a sus clientes (y convencerles de zambullirse en sus contenidos).

Con coste total de 72 millones de dólares la serie The Man in the High Castle ha logrado atrapar a la nada desdeñable cifra de 1,15 millones de nuevos clientes Prime (que se decantaron por esta producción para su primera sesión de “binge watching” en Prime Video).

Teniendo en consideración estas cifras cada uno de estos clientes (los que se decantaron por The Man in the High Castle para su bautismo de fuego en Prime Video) cuesta a Amazon 63 dólares (más que amortizados si tenemos en cuenta que en Estados Unidos Prime tiene un coste de 99 dólares anuales).

Más lucrativo resulta aún para Amazon otro programa, The Grand Tour, que ha conseguido atraer a más de 1,5 clientes Prime de nueva hornada. Cada uno de estos nuevos clientes tiene para Amazon un coste de apenas 49 dólares.

Está claro que, colgándose del brazo de algunos shows, Prime Video consigue dar del todo en la diana y atrapar al consumidor en su espiral de contenidos audiovisuales. Pero la estrategia de Amazon con su servicio Prime en realidad doblemente certera. Los clientes de Prime tienen no sólo acceso a Prime Video sino también a buen puñado de ventajas en las compras en el gigante del e-commerce (lo cual les hace aflojar bastante más la cartera que a quienes no están suscritos a Prime).

Las cifras (convenientemente filtradas) puestas sobre la mesa por Amazon dejan claro por qué cada vez más empresas (incluyendo a Apple y a Disney) se están subiendo la tren del vídeo en streaming.

El vídeo bajo demanda conecta excepcionalmente bien con el consumidor y agasaja a aquellas empresas que tienen a bien hincarle el diente con elevados márgenes de beneficios.

Te recomendamos

#Highway2Sales

NH

Atresmedia

ADN by DAN

Compartir