Digital

¿Pecan de machistas los asistentes de voz?

Los asistentes de voz dan alas a nocivos estereotipos de género, según un informe de la ONU

Según un reciente informe de la ONU, las compañías tecnológicas inoculan prejuicios de naturaleza sexista en los omnipresentes asistentes de voz.

asistentes de vozLos ubicuos asistentes de voz, muchos de los cuales toman prestadas sus cuerdas vocales a las mujeres, no hacen sino reforzar trasnochados estereotipos de género. Así se desprende al menos de un reciente informe de la Organización de las Naciones Unidas (ONU).

El estudio, bautizado con el nombre de “I’d blush if I could” (Me sonrojaría si pudiera) en referencia a la respuesta con la que se descuelga Siri cuando llegan a sus oídos peticiones de naturaleza sexual, explora los efectos de los asistentes de voz (repletos en realidad de prejuicios heredados) en la sociedad.

Firmado por la Organización de Naciones Unidos para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO), el informe asegura que endilgando nombres y voces de mujer a los asistentes de voz las empresas tecnológicas no hacen sino dar alas a percepciones antediluvianas y negativas sobre las féminas.

La UNESCO echa en cara a las compañías “techies” que han fracasado a la hora de erigirse en salvaguardas contra el lenguaje hostil, abusivo y marcadamente machista. De hecho, muchos asistentes de voz (Siri entre ellos) tienden a quitar hierro a las agresiones verbales y a responder ante ellas con pequeñas bromas. Por ejemplo, si el usuario le pide a Siri que le haga un sándwich, la famosa asistente de voz se saca de la chistera la siguiente respuesta: “No puedo. No tengo condimentos”.

En los asistentes de voz se dejan notar los prejuicios de la plantilla mayoritariamente masculina de las empresas "techies"

“Empresas como Apple y Amazon, con una plantilla mayoritariamente masculina en sus equipos de ingeniería, han alumbrado sistemas de inteligencia artificial de manera de que sus deliberadamente feminizados asistentes de voz respondan al abuso de carácter verbal con una actitud sorprendemente cercana al flirteo”, asegura la investigación de la ONU.

Puesto que la voz de la mayor parte de asistentes inteligentes es femenina, estos no hacen sino lanzar el mensaje de que las mujeres son dóciles servidoras de actitud perpetuamente complaciente, disponibles a tan sólo un botón de distancia y dispuestas siempre a decir “OK”. De acuerdo con la UNESCO, los asistentes de voz no tienen poder de actuación más allá de las respuestas con las que agasajan a sus usuarios. Y responden siempre independientemente de la hostilidad de la que estén preñadas las solicitudes del usuario.

Aunque las compañías tecnológicas son más que conscientes de los clichés en los que incurren a veces sus asistentes de voz y han puesto ya remedio para torpedearlos (Google Assistant dispone, por ejemplo, de varias voces femeninas y masculinas con distintos acentos y cada una de ellas está representada por colores sin que el usuario pueda seleccionar deliberadamente voces de hombre o de mujer), la ONU argumenta que sus esfuerzos no son ni mucho menos suficientes.

De acuerdo con un informe publicado el mes pasado por AI Now Institute, la investigación en el universo de la inteligencia artificial recae mayoritariamente en hombres de raza blanca. El 80% de los académicos especializados en inteligencia artificial son hombres. En Facebook apenas el 15% de los expertos en inteligencia artificial son mujeres, mientras que en Google este porcentaje es aún menor: de sólo un 10%.

La UNESCO apunta que las soluciones para erradicar los estereotipos en la inteligencia artificial pasan por crear voces lo más neutras posible desde el punto de vista del género y por alumbrar sistemas que no alienten los insultos y los agravios que echan raíces en el género.

Las empresas “techies” deberían asimismo evitar tratar a los asistentes de voz como seres humanos de naturaleza servil (y probablemente inferior) y metamorfosearlos en entidades huérfanas de toda humanidad.

Te recomendamos

Enamorando

EVO Banco

Podcast

SomosQuiero

Atres

Compartir