Digital

Las autoridades quieren meter en vereda al internet de las cosas para evitar "trastadas"

internetEl pasado viernes un ciberataque a la empresa proveedora de servicios DNS Dyn provocó un gravísimo “apagón” en la red de redes. Detrás de que este ciberataque, que dejó inhabilitadas durante horas las webs de grandes empresas como Airbnb, Twitter y Amazon, estaría el internet de las cosas (y los millares y millares de dispositivos que éste trae bajo el brazo).

Por eso, y en vista de los peligrosos que son los aparentemente inofensivos dispositivos conectados, las autoridades se han propuesto meterlos en vereda. Es lo que quieren hacer al menos en Alemania, donde la Oficina Federal para la Seguridad Informática (BSI) ha instado a los fabricantes y a los usuarios de los “gadgets” conectados a tomar medidas para mejorar la seguridad de este tipo de dispositivos.

Las autoridades alemanas pretenden que los dispositivos del internet de las cosas salgan de fábrica equipados con contraseñas individuales. Y que si son huérfanos de contraseñas individuales, los usuarios se preocupan de cambiar éstas de forma manual.

Hasta ahora los hackers se valían de ordenadores tradicionales manipulados a distancia para perpetrar la mayor parte de sus ataques, pero con el auge del internet de las cosas tienen muchísimas más armas para perpetrar sus fechorías (y están haciendo uso de ellas). Así quedó demostrado el pasado viernes, cuando un puñado de impresoras, cámaras de vigilancia, routers y cepillos de dientes inteligentes puso en jaque a millones de internautas en Estados Unidos, Europa y Japón.

Algunos de los dispositivos utilizados para ejecutar el ataque del pasado viernes eran webcams del fabricante chino Hangzhou Xiongmai Technology. Ante la gravedad del ciberataque, la compañía anunció ayer que retiraría del mercado algunas de sus webcams en Estados Unidos.

Xiongmai ha querido dejar claro, no obstante, que sus productos están bien protegidos en general para enfrentarse a posibles ataques y que el problema reside en que el usuario no se toma la molestia de cambiar las contraseñas preinstaladas en ellos.

La intención de la BSI es obligar a los fabricantes a utilizar en todos los dispositivos contraseñas individuales para forzar así al usuario a cambiarlas a posteriori. Los fabricantes de gadgets deben preocuparse además de lanzar con regularidad actualizaciones de seguridad para sus productos, insiste la BSI.

Por su parte, la Comisión Europea está trabajando también en unos estándares para proteger adecuadamente los gadgets del internet de las cosas.

Te recomendamos

Energy Sistem

School

Podcast

BTMB18

Compartir