Digital

"Batacazo" judicial de los gigantes tecnológicos, que no podrán transferir datos de la UE a EE.UU.

datosDía negro para las grandes empresas tecnológicas en el viejo continente. El Tribunal Superior de Justicia de la UE acaba de publicar la sentencia del denominado "caso Facebook" y en virtud del dictamen de ahora en adelante las agencias nacionales de protección de datos podrán bloquear las transferencias de datos de ciudadanos europeos a Estados Unidos si considera que la empresa a la que se transfieren tales datos no es de confianza.

Según la sentencia, el criterio de las agencias nacionales de protección de datos prevalecerá a partir de ahora sobre el de la Comisión Europea en los tratados bilaterales de comercio.

Actualmente la legislación comunitaria permite que los datos de los ciudadanos europeos puedan viajar más allá del territorio de la UE siempre y cuando el país de destino cuente con un reglamento adecuado de protección de datos. Esta legislación, que hacía hasta ahora posible que empresas como Facebook, Google, Apple y Microsoft pudieran transferir sin ningún tipo de cortapisas datos de Europa a Estados Unidos, quedará invalidada con el reciente dictamen del Tribunal Superior de Justicia de la UE.

La histórica sentencia de esta corte ha sido posible gracias a Max Schrems, un estudiante austriaco de 28 años que lleva denunciando desde el año 2011 que Facebook vulnera las reglas europeas de protección de datos.

Schrems interpuso en su día una denuncia contra la famosa rede en el Comisionado de Protección de Datos de Irlanda, país donde Facebook tiene fijada su residencia en Europa. A juicio de este estudiante de Derecho, la empresa de Mark Zuckerberg no garantiza en absoluto la seguridad de los datos de sus usuarios, y más después de que el ex agente de la NSA Edward Snowden revelase que la inteligencia de Estados Unidos tenía acceso a los datos de la compañía.

El Comisionado de Protección de Datos de Irlanda desestimó la denuncia de Schrems apelando a la legislación comunitaria vigente. Sin embargo, el Tribunal Supremo de Irlanda decidió después trasladar el caso al Tribunal de Justicia de Luxemburgo, que ha terminado dando la razón a Schrems.

¿Cuál será a partir de ahora el proceder a las compañías tecnológicas estadounidenses que operan en Europa? "La consecuencia más inmediata es que las empresas americanas con sede en Europa tendrán que legitimar la transferencia de datos hacia Estados Unidos. Para hacerlo, lo más sencillo para ellas será recabar el consentimiento inequívoco del usuario para realizar esa transferencia. El usuario debe de ser informado y consentirlo", explica el abogado especialista en protección de datos digitales Joaquín Muñoz, del bufete Abanlex, en declaraciones a El País.

Te recomendamos

Inspirational

vueling

A3Media

The trade lab

Compartir