Digital

Blablacar le gana la batalla judicial a Confebus con una sentencia sin precedentes

Desde que la economía colaborativa llegó a nuestro país, las protestas de los sectores "tradicionales" no han cesado.

Una de los que ha vivido en carne propia las numerosas denuncias de colectivos de transporte es Blablacar, compañía que propone viajes compartidos en coches particulares con el objetivo de ahorrar gastos y cuyo éxito ha sido espectacular.

Un triunfo entre la población que no ha gustado nada a la patronal de autobuses, Confebus quien decidió llevar a la compañía francesa a los tribunales acusándola de competencia desleal al ofrecer un servicio de transporte sin las autorizaciones necesarias.

Sin embargo, la justicia ha dado la razón a Blablacar en una sentencia de 26 páginas en las que detalla sus razones para absolver a la plataforma de las acusaciones.

Así, el juez respalda a la plataforma asegurando que no se trata de un servicio de transporte sino de una actividad ajena a la que regula la Ley de Ordenación del Transporte Terrestre (LOTT).

"Son particulares que a su cuenta y riesgo se ofrecen a la plataforma buscando a personas que tengan interés en realizar ese mismo viaje y pagar, no en el sentido de pagar un canon o un servicio, sino de pagar el coste de un viaje", reza la sentencia que recoge El Confidencial.

Además, el magistrado asegura que el hecho de controlar datos de los usuarios tampoco la convierte en servicio de transporte pues "es lógico que una plataforma virtual controle a quienes utilizan sus contactos y servicios. Identificar al conductor y su perfil como persona idónea para contactar por el posible usuario no puede ser motivo de la inclusión en el ámbito del transporte".

Con respecto a la acusación de fijación de precios ilegales o el lucro de la compañía por el servicio que presta, el magistrado vuelve a ponerse en contra de Confebus alegando que "Los costes del viaje son mayores que el combustible que se consume en el trayecto, pues cada kilómetro que recorre un coche no solo consume lo que cuesta el combustible sino también el desgaste, el aceite, las ruedas, etc.

Y señala además, que "la prueba evidente de que no se supera el auténtico y verdadero coste es que la Administración establece uno muy superior por kilómetro por razón del servicio prestado de particulares a empresas, que fija en 0,19 € por kilómetro recorrido de indemnización, no de retribución".

También respalda el sistema de pago de Blablacar que se efectúa primero a la plataforma y posteriormente, una vez finalizado el viaje y tras comprobar que no hay incidencias, se traspasa al conductor.

"No se paga más de lo que pactaron, ni de ese importe se queda nada la plataforma que no sea una comisión por su propia existencia y funcionamiento", continúa la sentencia.

De esta manera, el juez respalda a Blablacar en todos los argumentos de su defensa, afirmando que no existe competencia desleal al pertenecer al sector del transporte privado y someterse a la regulación, como plataforma online que es, de la Ley 34/2002 de Servicios de la Sociedad de la Información y el Comercio Electrónico.

Sin embargo, el magistrado no se pronuncia sobre el pago de impuestos de la compañía en nuestro país, un asunto que ha dado mucho que hablar pero que, asegura, es un asunto que compete a la Administración.

Ahora, Confebus cuenta con 20 días para apelar la decisión ante la Audiencia Provincial de Madrid, aunque, a la vista de la contundencia del juez, será la economía colaborativa la que salga fortalecida de esta situación.

Te recomendamos

CONECTADOS

EVO Banco

Podcast

SomosQuiero

Atres

Compartir