Digital

El fraude publicitario emprende la cuesta hacia abajo en 2019

Los bots fraudulentos pisan el freno y dan una pequeña tregua a la industria publicitaria

Los niveles de fraude asociado a los bots descenderán un 11% en 2019 (si los comparamos con los datos de 2017), según un reciente estudio de la ANA y White Ops.

fraudeLos bots y sus fraudes continúan trayendo de cabeza a la industria publicitaria. Sin embargo, parece que hay motivos para la esperanza y que la lucha contra los bots fraudulentos está dando sus frutos. Según un reciente estudio de la Asociación Nacional de Anunciantes de Estados Unidos (ANA) y la empresa especializada en ciberseguridad White Ops, el fraude emanado de los bots caerá hasta los 5.800 millones de dólares en 2019. Los niveles de fraude asociado a los bots menguarán un 11% a lo largo de este año (comparados con los datos de 2017).

Sin las medidas emprendidas por la industria publicitaria contra el fraude las pérdidas emanadas de bots fraudulentos habrían alcanzado potencialmente los 14.000 millones de dólares anuales (más del doble de la cantidad total prevista por la ANA y White Ops para 2019).

“La merma en el fraude publicitario sugiere que la guerra contra el fraude se puede efectivamente ganar”, asegura Bob Liodice, CEO de la ANA. “Menos fraude equivale a más recursos volcados en el brand & business building”, enfatiza.

De acuerdo con el informe de la ANA y White Ops, el 8% de las impresiones publicitarias asociadas a la publicidad display son de naturaleza fraudulenta. Se trata de una cifra que está un punto porcentual por debajo de la arrojada en 2017.

“La merma en el fraude publicitario sugiere que la guerra contra el fraude puede efectivamente ganarse”, Bob Liodice (CEO de la ANA)

Por su parte, el fraude directamente emparentado con la publicidad de vídeo cayó del 22% al 14% en el periodo comprendido entre 2017 y 2019.

Estos datos echan raíces en 2.400 campañas de publicidad con la firma de grandes anunciantes adscritos a la ANA como Ford, Anheuser-Busch InBev, Bank of America y Coca-Cola.

Buena parte del progreso en la lucha contra el fraude ha recaído sobre los hombros de ads.txt, una iniciativa de IAB que permite a los publishers crear listas “media sellers” autorizados (para que las marcas puedan así asegurarse de que el inventario que compran en verdaderamente auténtico).

En términos generales los esfuerzos de la industria publicitaria para poner freno al fraude han hecho que a día de hoy sea más difícil, oneroso y sofisticado comprar tráfico proveniente de bots que en el pasado.

Actualmente muchas transacciones publicitarias de carácter programático tienen lugar mediante plataformas pertrechadas de soluciones y herramientas integradas para luchar contra el fraude. Además, la inmensa mayoría de las marcas involucradas en el estudio de la ANA y White Ops echan mano de terceros para monitorizar actividad potencialmente fraudulenta.

Te recomendamos

A3Media Radio

rakuten

The trade lab

FOA

Compartir