líderes en noticias de marketing, publicidad y marcas

Cabify, la app de transporte "made in Spain" para moverse a cuerpo de rey por la ciudad

cabifyCorría el año 2011 cuando un joven emprendedor español, Juan de Antonio, decidía liarse la manta a la cabeza y poner su granito de arena para acabar con el calvario que estaba acostumbrado a padecer en sus propias carnes en sus viajes a los países emergentes (del sudeste asiático sobre todo): el calvario de subirse a un taxi y de ser tratado a patadas (o ser directamente estafado).

Aguijoneado por sus malas experiencias con los taxis, de Antonio decidió maridar la tecnología con la calidad en el servicio y creó en diciembre de 2011, con el apoyo financiero de Silicon Valley, la app de transporte Cabify, que tuvo su bautismo de fuego en la ciudad de Madrid.

Echaba así a andar una de las startups de más relumbrón en una España todavía anémica de empresas tecnológicas de nueva hornada. Echando mano de Cabify, tanto desde su aplicación móvil como desde su página web, el usuario tiene la posibilidad de solicitar un vehículo con conductor que le llevará hasta el destino que haya indicado de antemano y lo hará además con un precio cerrado.

http://vimeo.com/104707067

Uno de los puntos fuertes de Cabify es que sus precios, que son hasta un 20% más económicos que otros servicios de movilidad convencionales, son cerrados de punto a punto y no se ven afectados por la densidad del tráfico o la ruta final tomada por el chófer.

Una vez el usuario pide un coche a través de Cabify, cuyos chóferes cuentan todos con licencias VTC (autorización de arrendamiento de vehículos con conductor), el vehículo tarda apenas unos minutos en llegar al punto de recogida que se le ha indicado previamente. En Madrid, por ejemplo, el tiempo de espera es de sólo entre 5 y 7 minutos.

Otro de los sellos diferenciales de Cabify, que desde 2011 ha tenido tiempo que expandirse dentro y fuera de su país de origen (en la actualidad opera en Madrid, Barcelona, Valencia, La Coruña, Bilbao, Vitoria, Málaga y Tenerife, pero también al otro lado del charco, en México, Colombia, Perú y Chile), es la calidad de su servicio y su maestría la hora de mimar al cliente con óptimas experiencias.

cabify2

Los chóferes de Cabify son evaluados constantemente tanto por la empresa para la que trabajan como por los clientes al finalizar cada trayecto para evitar que la calidad, el faro que guía en todo momento a esta startup española, se pierda por el camino.

Antes de pedir un coche (que el usuario puede solicitar de manera inmediata o reservar las 24 horas del días los 7 días de la semana), el usuario puede especificar, por ejemplo, si desea que el chófer le abra la puerta, si quiere que haya música o si prefiere que el aire acondicionado esté encendido.

cabify1

Cuando el usuario se sube a bordo de un coche de Cabify, lo hace siempre en vehículos amplios y cómodos. En su modalidad más básica, Lite, Cabify utiliza berlinas de gama media-alta de marcas como Toyota o Hyundai, pero existen también categorías como Executive , donde el usuario viaja en automóviles ejecutivos (Mercedes-Benz, Audi, etc.) y es agasajado durante el trayecto con agua y revistas.

cabify

Cabify, que tiene más de 200 empleados repartidos en 5 países diferentes, se jacta de tener en su sector de actividad una de las flotas más amplias y variadas de vehículos, sobre todo en Madrid, la ciudad que vio nacer hace ya 5 años y medio a este servicio.

Por otra parte, y más allá de tener la mirada puesta en los usuarios particulares, Cabify es una compañía muy volcada en los servicios a empresas. En su versión Corporate (que es, de hecho, uno de los principales pilares de esta startup española), Cabify ofrece a las compañías atractivas facilidades como el pago a 30 días, la recuperación del IVA, los reportes detallados de consumo por parte del personal y la posibilidad de añadir límites al uso que los empleados pueden hacer de sus servicios.

Muchas empresas, como FCC o Securitas Direct, le han puesto ya ojitos a Cabify y han reemplazado por completo sus servicios de coches y chóferes por esta plataforma “made in Spain”.

cabify4

En una era en la que todo lo que huele a nuevo y tecnológico parece echar raíces en Silicon Valley, Cabify ha demostrado que la pareja formada por emprendimiento y tecnología puede funcionar también a las maravillas en España. Los números hablan por sí solos. Con presencia en 5 países y 15 ciudades en España y Latinoamérica, Cabify ha multiplicado por diez su demanda durante los dos últimos años. Y sigue dispuesto a continuar pegando el estirón (y haciéndolo siempre cumpliendo con la legislación vigente en todos los mercados donde opera).

http://vimeo.com/158358370

Google le ofrece 10 sabios consejos para navegar seguroAnteriorSigueinte¿Es creativo? Complot quiere "chuparle" la sangre (por una buena causa) en el #cdec2016

Noticias recomendadas