Digital

"Un Café con Dani Marote": "La buena transformación digital no empieza con un cheque encima de la mesa", Silvia Leal

En los próximos 5 años, 4 de cada 10 empresas desaparecerán y en la próxima década lo hará el 47% de los puestos de trabajo que hoy conocemos.

Sin duda, soltar estas cifras a bocajarro puede resultar realmente aterrador y lo cierto es que responden a un profundo cambio social en el que nos encontramos inmersos.

En los últimos años, el vertiginoso desarrollo de la tecnología y el universo digital ha dado lugar a un nuevo paradigma de comunicación, a diferentes hábitos y demandas de los consumidores y al surgimiento de distintas necesidades para las compañías.

Y es que, en un tiempo en el que el que quedarse atrás tiene un coste demasiado elevado, la llamada transformación digital adquiere una relevancia sin precedentes y ya no es solo una tendencia sino una verdadera obligación para la supervivencia en un mercado en el que la competencia es feroz.

Para descubrir las claves sobre cómo deben abordar las empresas esta digitalización y resolver algunas dudas que preocupan a la industria como la sustitución de los humanos por robots, Daniel Marote, CEO de Hydra.Digital y user lover por excelencia, ha charlado con Silvia Leal, Experta en Inno-Liderazgo y Transformación Digital, y Jorge Urrea, Experto en Desarrollo Personal y Profesional y autores del libro "Ingenio, Sexo y Pasión", en el sexto programa de "Un Café con Dani Marote".

Silvia Leal comienza destacando que nos encontramos ante un verdadero reto pero también reconoce que "viene con oportunidades mucho mayores y es que, si lo hacemos bien, se generarán muchos empleos y empresas con modelos de negocio que no podemos dejar escapar" pero todavía, asegura, "estamos intentando enterarnos de qué va todo esto".

Pero, ¿qué es lo que ha provocado los cambios que ya se están produciendo en el mercado? Para Urrea la clave reside en el miedo a perder el trabajo, que actúa como una motivación para cambiar.

Se trata así de una combinación del factor tecnológico y el humano pues, explica Leal, por mucha tecnología que tengamos, si no tenemos el talento en acción no vamos a ningún sitio. Es un cambio cultural".

No obstante, la mayoría de la gente siente cierto vértigo ante los cambios. En este sentido, Leal señala que para adaptarse a lo nuevo y a lo desconocido es fundamental la conciencia.

"Estamos ante una situación que da miedo pero hay que sacar la curiosidad y proponerse resolverlo y salir ganador. Hay que pasar de la queja a la acción y, sobre todo, tener mucha curiosidad por la tecnología".

Esta misma idea la traslada Urrea a la vida personal ya que, explica, "las relaciones desaparecen al igual que los modelos de negocio".

"Los empleos fijos, tal y como los conocemos actualmente desparecerán antes o después y pasaremos a un modelo de colaboración en el que elijo lo que quiero hacer y pasa a ser todo mucho más fluido. Da miedo verlo desde aquí pero cuando empiezas a trabajar así ves que tiene sentido", añade Leal.

En cuanto a las empresas, para impulsar el cambio es muy importante "el estilo de liderazgo de cada persona. Si queremos que las empresas innoven necesitamos personas que prediquen con el ejemplo", comenta Leal.

Sin embargo, las compañías no miden este tipo de factores a pesar que, afirma, se puede hacer. Reconocer el trabajo bien hecho y comunicarlo, dar autonomía y recompensarlo son algunas de las variables que se deben cuantificar.

Los reticentes al cambio son muchos pero, a estas alturas, la rigidez no es una actitud válida y, señala Urrea, "van a acabar desapareciendo. La gente que no es flexible debe saber que es algo que se entrena" tanto mental como físicamente.

Ante la crítica que Marote realiza a la excesiva palabrería actual pero escasa acción, y que se refleja, relata, en el Ibex 35 que apenas ha sufrido cambios a diferencia de la Bolsa en Estados Unidos, Leal, se muestra confiada en que esta situación cambiará.

"Lo que sucede es que la mayoría de las veces llegan las cosas un poquito tarde y en este momento todavía no tenemos al emprendedor local lo suficientemente desarrollado pero hay muchísimo talento, ideas extraordinarias. Es una cuestión de tiempo".

Aun así, también añade que sectores como los seguros o la banca, ya comienzan a dar síntomas de ese miedo ante lo nuevo. Dan buena cuenta de ello sus inversiones en el ámbito fintech lo que supone un síntoma de la cautela que han adoptado las grandes compañías.

"No todas las empresas se van a quedar por el camino, las que se renueven se quedarán y cuanto antes empieces mejor", asegura Leal.

Y advierte del error que supone las apuestas sin sentido. "Hay que escuchar, leer, informarse y después empieza la transformación. Es un proceso colaborativo y socialmente distribuido, la buena transformación digital no se compra, no empieza con un cheque encima de la mesa".

Con respecto al miedo, Urrea apuesta por aprender a gestionarlo pues es "una información muy valiosa, te avisa de un peligro. Ayuda a abrir los ojos y a reaccionar a tiempo. Es fundamental atender en tiempo real al miedo y no lo estamos haciendo".

Siguiendo la línea del miedo, si hay algo que preocupa a los trabajadores es su sustitución por robots con la plena integración de la automatización.

Sin embargo, Leal quita hierro al asunto recordando que "hoy en día solo se conserva un 1% de los trabajos que había hace 100 años. Estamos viviendo el mismo proceso aunque un poco más rápido. Hoy hay 300.000 personas trabajando en el internet de las cosas y en 4 años se estima que harán falta 4,5 millones".

Y destaca que la renovación, la actualización, el reciclaje está al alcance de todo el mundo gracias a herramientas como los Mooc, cursos especializados de cada área laboral que permiten conocer hacia dónde se dirige y formarse en ello.

Urrea, por su parte, defiende la necesidad de complementar la formación en tecnología con la de humanidades. Se trata de "conocerte a ti mismo para poder a conocer al cliente" y así adelantarse a sus necesidades.

Coincide en esta idea Leal que añade el papel de los filósofos en el nuevo mundo tecnológico pues "son los capaces de diseñar el razonamiento de las máquinas por lo que, si nos cargamos a los filósofos y humanistas vamos a tener un problema de desempleo muy grave"

Te recomendamos

Enamorando

Atresmedia

ADN by DAN

icemd

Compartir